Columnas

¿Los más pobres cada vez más lejos de acceder a mejor internet? Nuevas cuotas en Paquete 2021 generan exclusión

MódemPixabay

El incremento de 56.5% en el costo de la banda de telecomunicaciones destinada a la adopción del 5G se traduce en tarifas más altas

Uno de los retos más complejos revelados por la pandemia es el de la cobertura universal de Internet para garantizar el acceso a derechos básicos como educación, información, expresión e inclusive, salud.

Sin embargo, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público propuso un incremento de 56.5% en el costo de la banda de 800MHz y en las destinadas a la adopción de 5G, que todavía no se han adjudicado según el Paquete de Presupuesto 2021 que se analiza en la Cámara de Diputados.

La propuesta desarrollada por el gobierno, en voz del titular de SHCP, Arturo Herrera, podría generar una exclusión aún más grande que la existente pues para el acceso a internet de comunidades lejanas a ciudades y capitales, la reforma en Telecom permitió bajar tarifas para lograr acceder a infraestructura y servicios.

No se trata únicamente de un problema presupuestal y económico, sino que el planteamiento parece un boicot a los principios que ha tenido la cuarta transformación: primero los pobres e Internet para todos.

El incremento de 56.5% en el costo de la banda de telecomunicaciones destinada a la adopción del 5G se traduce en tarifas más altas y menor acceso a paquetes de datos; menos puntos de interconexión gratuita y brechas más grandes entre privilegiados que pueden pagar internet y aquellos que no.

El balazo al pie afecta hasta los propios proyectos del gobierno, pues el Programa Internet Para Todos desarrollado por CFE Telecomunicaciones e Internet para Todos logró con 712 puntos que brindan el acceso gratuito a la red, según el segundo informe, alcanzó 26 mil 789 localidades conectadas y servicio de internet en 712 puntos prioritarios con acceso gratuito a internet en sitios públicos, como instituciones educativas, de salud, oficinas de gobierno, centros comunitarios y espacios abiertos, pero lo hizo con base en alianzas para el uso de infraestructura desarrollada por las empresas dominantes que ya habían logrado cobertura hasta esos rincones.

La contradicción es vulgar pues son medidas neoliberales por las que Hacienda pretende aumentar las tarifas de acceso a internet aún cuando el mercado electrónico es una fuente de recuperación económica. Su argumento es que bajo el esquema de cobro actual, el país no ha sido lo suficientemente agresivo, quedado rezagado en comparación con 14 países del mundo.

Aún planteando un acceso a redes con menor tecnología que la 5G, la imposición económica para acceder a mejores tecnologías abrirá las brechas aún más al punto de tener personas con internet de primera y otras de segunda, pues tan solo quienes puedan pagar el 56.5% del cobro de las bandas de 800MHz, cuya propuesta se extiende a las de 600MHz utilizadas para prestar servicios móviles de la quinta generación tendrán el beneficio.

Aunque la imposición hipotéticamente sólo tendría que afectar a las grandes empresas, al final, las telefónicas trasladan estos costos a usuarios finales.

POR CIERTO. Según la consultora The CIU, de aprobarse el paquete sobre esto tal cómo está, los pagos por las bandas de 800MHz y de 600MHZ serían 5.6 y 13.6 veces más caras, respectivamente, que las de los países pertenecientes a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). Ojalá que Mario Delgado pueda tomarse cinco minutos de la encuesta para la renovación de Morena y haga valer su mayoría para la corrección de estas tarifas. De lo contrario, habrá que preguntarnos seriamente: Por el bien de todos ¿primero los pobres ?