Columnas

La sorpresa de Rosa Icela. ¿Se fortalecerá Claudia o Marcelo?

Claudia y Rosa Icela

Todo suma ya desde ahora en esta época electoral de elecciones intermedias a como se forma el escenario para las presidenciales en unos años.

“Tal como estoy soy lo bastante feliz y lo bastante desdichado, y no deseo añadir nada a ningún plato de la balanza”.Javier Marías
“En el mundo todo es señal, amigo mío. El azar no existe”.
Antonio Buero Vallejo

Después de que Marcelo Ebrard fuese candidateado para tomar la siempre complicada estafeta de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana, el día de hoy López Obrador nombró —aunque aún no formalmente— a Rosa Icela Rodríguez quien en estos momentos tiene covid.

La periodista de profesión Rosa Icela se venía desempeñando como coordinadora general de Puertos y Marina Mercante de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes. Hasta hace poco fue secretaria de gobierno de la CDMX con Claudia Sheinbaum y en su momento también atendió la coordinación general del Gabinete de Gobierno y Seguridad Pública en la administración de Marcelo Ebrard, entre 2006 al 2009. Muy buena reputación la caracteriza.

Sin duda el presidente AMLO manda un mensaje muy importante. Positivo que sea una autoridad civil y con ello se mantenga el frágil equilibrio de una institución ya de por sí muy militarizada. Máxime que desde su penúltima trinchera de cierta forma tuvo que ver mucho de la seguridad de la Ciudad de México.

Aplaudible, también, que sea una mujer quien sustituya a Durazo en un sector traficionalmente dominado por hombres, aunque al mismo tiempo hay que estar atentos, entonces, a constatar con qué tan buenos ojos la reciben los militares, finalmente acostumbrados al trato y al mando de los varones. ¿Podrá entenderse con la SEDENA y la Marina?

Y, más importante, ¿esto es una forma de darle mayor peso a la Secretaría en el ámbito de Seguridad dominado por las fuerzas armadas o un distractor para en el fondo sepultar la relevancia de esta dependencia?

Pero lo que a me parece agrega un elemento aún más interesante es cuando entramos a discutir la relevancia de esta designación en los equipos políticos al interior de Morena.

A simple vista uno pensaría que este cambio fortalece a Sheinbaum, mientras que Mario Delgado, como presidente del partido, se coloca como pieza clave de Ebrard. Pero, ¿no será al revés? ¿La lealtad de Rosa Icela se inclina más hacia el Canciller o hacia la jefa de gobierno capitalino?

Y si el titular de la SRE declinó a encabezar Seguridad, ¿la designación de Rosa Icela habrá sido por recomendación suya historia con el presidente López Obrador o, al revés, con ello el titular de ejecutivo le dio entrada y dedicatoria ahora a las fuerzas que apoyan para el 2024 la candidatura de Sheinbaum? Lo cierto es que para los estudiosos de la política es una pieza importante para uno y otro.

Todo suma ya desde ahora en esta época electoral de elecciones intermedias a como se forma el escenario para las presidenciales en unos años.