Columnas

En la UAQ sí es posible hacer compatible el rigor académico, con altos niveles de enseñanza (y aprendizajes), y los procesos democráticos.

Informe de actividades de la UAQ

La semana pasada, la Dra. Teresa García Gasca, rectora de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ), hizo público, ante la comunidad universitaria y la sociedad de la entidad, su tercer informe de actividades desde que ocupa el cargo al frente de la máxima casa de estudios estatal, que por cierto este 2021 cumple 70 años de vida.

A continuación ofrezco a nuestras amables lectoras y lectores, una selección de fragmentos del informe mencionado, esto con la finalidad de mostrar los avances que ha alcanzado una de las universidades públicas más importantes del país, no obstante las dificultades financieras que enfrenta hoy en día.

De acuerdo con la información disponible, expresada en el documento oficial consultado (1), la UAQ es la Universidad Pública Estatal (UPE), en la entidad, que en el ciclo escolar 2019-2020, atendió al 12% de estudiantes de bachillerato, 24% de TSU/Licenciatura y al 40% de posgrado de todo el estado. La UAQ es la Institución de Educación Superior (IES) que mayor cobertura tiene en el estado, pero también es la de mayor presencia, pues cuenta con instalaciones (educativas o de investigación) en 13 de los 18 municipios de la entidad.

“La UAQ cuenta actualmente con 113 programas de TSU/Licenciatura y 119 de posgrado. De los programas de TSU/ Licenciatura, 72 son evaluables y 59 cuentan con acreditaciones por parte de los Comités Interinstitucionales para la Evaluación de la Educación Superior (CIEES) o del Consejo para la Acreditación de la Educación Superior A.C. (COPAES), lo cual corresponde al 82%; esto es, por arriba de la media nacional del 80%, de acuerdo al Consorcio de Universidades Mexicanas (CUMEX).”

“Respecto a la matrícula de posgrado, 56% (1,412 estudiantes) cursa en programas acreditados por el Padrón Nacional de Programas de Calidad del CONACYT (PNPC), lo que sitúa a la UAQ arriba de la media nacional CUMEX que es del 47%; actualmente, 66 programas de posgrado (55%) cuentan con dicha acreditación, por arriba de la media CUMEX (50%).”

Capacidad académica

“…la UAQ cuenta con 561 profesoras y profesores de tiempo completo (PTC). De ellos, 99.6% cuentan con posgrado, por arriba del 92% de la media nacional de CUMEX; 75.4% cuentan con grado de doctor, también por arriba de la media nacional CUMEX, que es de 47%. El porcentaje de PTC con perfil deseable del Programa para el Desarrollo Profesional Docente (PRODEP) es de 72.5% (407 PTC), por arriba de la media nacional CUMEX del 55% y al último corte, 243 (43.3%) pertenecen al Sistema Nacional de Investigadores (SNI), por arriba del 22% de la media nacional CUMEX.

“En conjunto con PTC, profesoras y profesores de tiempo libre (PTL) y por honorarios (PH), se cuenta con 363 profesoras y profesores en el SNI. La distribución por nivel del SNI es: 41% mujeres y 59% hombres, en donde sólo el 27% y el 37% pertenecen a los niveles 3 y 2, respectivamente. En este sentido, y tomando en cuenta que 43% de los PTC pertenecen al SNI, resulta indispensable continuar impulsando la productividad académica de quienes se dedican a la investigación dentro de sus actividades sustantivas, así como el impulso al ingreso al Sistema Nacional de Creadores (SNC) pues, hasta la fecha, únicamente se cuenta con una profesora miembro del mismo.”

Avances en programas académicos durante el último año

“Con respecto a nuevos programas académicos, durante 2020 se crearon la Maestría en Negocios y Comercio Internacional de la Facultad de Contaduría y Administración y la Maestría en el Manejo Clínico Avanzado de Heridas, Estomas y Quemaduras de la Facultad de Enfermería. Asimismo, se reestructuraron los programas de Bachillerato Semiescolarizado, ahora Bachillerato Mixto, la Maestría en Enseñanza de Estudios Literarios de la Facultad de Lenguas y Letras, la Maestría en Salud Mental de la Infancia y la Adolescencia de la Facultad de la Facultad de Psicología y la Maestría en Ciencias (Mecatrónica) de la Facultad de Ingeniería. Se cerraron dos programas de especialidad de la Facultad de Bellas Artes: la Especialidad en Proyectos Artísticos y la Especialidad en Diseño Web”

Es importante considerar los resultados y logros que registra una universidad pública, como la UAQ, que es una institución de educación superior la cual tiene, desde hace muchos años, un sistema de elección de autoridades (Rectoría y Direcciones de Facultades), basado en el voto representativo (indirecto o ponderado), de los miembros de su comunidad (autoridades, académicos, administrativos y estudiantes), lo que implica que los y las universitarios participan activamente en la elección de sus entidades de gobierno y cuerpos colegiados.

Pero también retomo estas cifras e indicadores de la UAQ, proporcionados durante el 3er. Informe de la Dra. García Gasca, porque en esta casa de estudios, se puede demostrar que sí es compatible el rigor académico, con altos niveles de enseñanza (y aprendizajes), y los procesos democráticos, que no solamente se reflejan a través de las elecciones de sus autoridades (mediante voto directo o indirecto de la comunidad), sino también a través de las prácticas educativas de compromiso social, amplia participación, de respeto en los ámbitos de género, de inclusión, de no discriminación y de cuidado del medio ambiente, entre otros valores sociales y humanos, que se difunden y promueven cotidianamente en la Universidad Autónoma de Querétaro.

“Adicionalmente, -dijo la Dra. García Gasca- la educación superior se ha visto amenazada desde hace décadas por la incertidumbre de contar con un presupuesto oportuno y suficiente. La Ley General de Educación, decretada en septiembre del 2019, y la Ley General de Educación Superior, en proceso legislativo, presentan serios vacíos. Por ello, nuestra universidad ha insistido y propuesto un “Plan nacional para la recuperación financiera de las universidades públicas”. La crisis en investigación, ciencia y tecnología se suma a más difíciles condiciones, ya que las políticas en estos temas no han dado los resultados esperados, al menos por el sector académico. Por si fuera poco, la autonomía universitaria sigue siendo amenazada por diferentes actores políticos.”

“La pandemia que hoy vivimos ha hecho más notorias las desigualdades en materia de educación. Sin duda, la brecha digital ha sido uno de los grandes problemas a vencer durante la contingencia sanitaria ya que, desde marzo del 2020, todas las clases se llevan a cabo de manera virtual. Por ello ha sido necesaria la respuesta de nuestra comunidad. Sin embargo, la falta de equidad no terminará una vez que sea controlada la contingencia sanitaria. Se prevé una situación financiera muy difícil para el país, para la economía familiar y, desde luego, para nuestra universidad. Será necesaria toda nuestra creatividad y voluntad para enfrentar el futuro inmediato sin poner en riesgo a nuestra institución, para seguir trabajando por el bien de toda la comunidad universitaria. Debemos mantenernos optimistas ante la adversidad, de tal forma que el resultado sea de fortalecimiento y resiliencia.

“El presupuesto universitario continúa siendo tema de preocupación y debate. La nueva Ley General de Educación (LGE) y el proyecto conocido de Ley General de Educación Superior (LGES) integran preceptos como la obligatoriedad, la gratuidad y la universalidad que, sumados al déficit financiero, conforman los puntos torales de la discusión. Es indispensable que se genere un plan nacional de reactivación económica para las universidades públicas, que permita la estabilización de las que se encuentran en crisis y el incremento paulatino y efectivo del presupuesto visualizado en la LGES. De igual forma, resulta urgente la reactivación de fondos para el crecimiento académico, el desarrollo de ciencia y la tecnología, además del impulso a la innovación.”

Fuente consultada:

(1) 3er. Informe. Teresa García Gasca. Febrero 2021, Año 3, No.3, publicación anual editada por la Universidad Autónoma de Querétaro.

[email protected]