21 de octubre de 2021 | 16:45
Opinión

    El Ángel o Ángela de la CDMX

    Victoria alada al fin, simboliza el triunfo de la independencia, de la libertad.
    Angel de la independencia
    Compartir en

     

     

    “Tantos soldados para custodiar a una pobre mujer, pero yo con mi sangre les formaré un patrimonio a mis Hijos.”  

    Josefa Ortiz de Domínguez.

     

    Breve historia

    Símbolo de México, propaganda de la Ciudad de México, usado en el periódico Reforma, centro de celebración y de manifestaciones. Con decir “el Ángel” todos sabemos que nos referimos a un punto icónico de la geografía y del sentir nacional.

    Olvidamos también que desde 1925 es mausoleo pues alberga los restos mortales de héroes de la independencia, por ejemplo, los del cura Hidalgo.

    Monumento mandado a construir por Porfirio Díaz para celebrar el 1er centenario de nuestra independencia. Fue tal su significado que aun cuando la revolución inició meses después a su inauguración y la Ciudad sufrió el asedio del ejército y tropas revolucionarias; nadie ni por error pensó tirar tan hermoso monumento. En ese momento, era también la edificación más alta del país.

    Los panistas han utilizado el Ángel para cantar sus victorias electorales y hasta para celebrar un grito de independencia. Andrés Manuel, siendo jefe del DF, mandó restaurarlo. Eso sin saber, que tan solo meses después, le serviría como punto insignia para la toma de Reforma. Es también punto de encuentro para celebrar triunfos y derrotas pamboleras. Fondo para las mejores fotos de boda, XV años y cualquier otro tipo de celebración.

    Victoria alada al fin, simboliza el triunfo de la independencia, de la libertad. Del indómito carácter de poder vencer el imposible suelo de la Cd. de México para poder construir sobre él. Don Antonio Rivas Mercado, arquitecto creador de la columna y del Ángel venció un suelo donde el proyecto ya se había hundido más de una vez. La altura del Ángel en el Valle de Anáhuac, representó la victoria de la ciencia y el conocimiento sobre lo imposible.

     

    La victoria alada y las mujeres

    La manifestación de las mujeres del viernes pasado, utilizó el Ángel como uno de los puntos de salida. Sin embargo, nadie se imaginó que sería vandalizado y menos aún con la saña que sufrió la base del monumento. Cierto, en otras ocasiones también ha sido lastimado, pero nunca al grado que se observó en esta ocasión horas después.

    No pasaron 24 horas de los actos vandálicos, cuando el gobierno de la Cd. de México envolvía la base con cercas para que la gente no se acercara y pudiera iniciarse la limpieza.

    Todos pudimos observar el daño ocasionado. Grafitis, pintas y, lo peor, el servir de pretexto para señalar a quienes marcharon de ser violentas.

    No, los destrozos no fue realizados por quienes marchaban de forma pacífica y con residencia en la capital; menos al ser El Ángel parte de la historia del país, significar LA Victoria alada y estar inspirada en la cara de Antonieta Rivas Mercado (sí, la hija del Arquitecto).

     

    Renacer

    No es para señalar culpables esta referencia. Es solo para destacar el estado actual de El Ángel. Quienes han visto el video de los destrozos, pedimos que la restauración sea lo más pronta y expedita posible. También que no se olvide lo más importante: cuidar a las mujeres, y así poder reconstruir esa libertad.

    En el terremoto de 1957 se hizo una recaudación ciudadana para la reconstrucción de la Victoria Alada. Hoy, en el 2019, la reconstrucción es más urgente y profunda. La del monumento, sí; pero también la del tejido social y de protección a las mujeres. Ambas, sé, las podría encabezar con éxito y convicción la jefa de gobierno de la CDMX. Estoy segura que todos los chilangos le reconoceríamos que así lo hiciera.

    Ojalá que como en otros tiempos, la mirada de la Ángela y su “pertenencia” a todos los mexicanos sin distingos; nos ayude a renacer en el entendimiento: que sólo de forma conjunta podemos reconstruir la confianza entre la ciudadanía.

    Se requiere un trabajo conjunto entre gobierno de la Ciudad y las asociaciones (como ya inició el sábado) y una llamada urgente para trabajar de la mano (exigir/dar) del gobierno para lograr lugares seguros.

    Vale recordarnos a todos que El Ángel renació. Sigamos su mirada diáfana e infinita, mientras sigue señalando la victoria y la libertad ahí comprendida.

    Marque el monumento el inicio de una mejor y más efectiva política de protección a las mujeres, encabezada esta por una importante y valiosa mujer.