Columnas

“Primero Montajes”, ¿y después la justicia?

El periodista Carlos Loret de MolaGraciela López / Cuartoscuro

Lo único que le importaba a Carlos Loret de Mola en el montaje de Florence Cassez, era la fama, el rating y el dinero. Algo inhumano.

Un delito que se transmitió en vivo

Carlos Loret de Mola, afirma “no sabía que se trataba de un montaje”. Ha mentido por más de quince años. Loret de Mola y García Luna produjeron la farsa, que no solo fue eso, sino un delito que se transmitió en vivo; enjuiciaron mediáticamente a dos personas que terminaron en la cárcel. Destrozaron sus vidas, y por ende la de sus familias.

Lo único que le importaba a Loret era el rating, a García Luna, reforzar su imagen de “súper policía”. Vil acción. Dramatizada por la valentía de un reportero que entra a una casa de seguridad, en la cual se encuentra una poderosa banda de secuestradores que tienen privados de su libertad a unas personas. Hay armas de alto calibre. Pablo Reinah entrevista a un peligroso “criminal” que acaba de ser detenido “infraganti”. Le hace preguntas mientras Cárdenas Palomino le oprime el cuello con fuerza. Vallarta es torturado mientras se realiza la escenificación, mientras toda esta farsa es transmitida en vivo.

Lo que hacen por fama, dinero y ambición. 

Lo que hicieron Loret, García Luna y sus colaboradores fue inhumano; hicieron todo por fama, por dinero, por ambición, por nexos…

La base de todo esto es la injusticia. La impartición de justicia tiene que cambiar… hay muchos presos que llevan años privados de su libertad acusados con pruebas fabricadas, llevan años encerrados, consumiéndose en el olvido…

El caso de Israel Vallarta es uno de ellos; quince años sin sentencia, sin pruebas. Preso y torturado. Más de 5,475 días privado de su libertad. Y su verdugo libre, creando más montajes…

Todo por rating, todo por ganar rating…

Indignados, los involucrados dicen que nos enfoquemos en el presente, que eso ya pasó hace quince años… se olvidan que gracias a ellos, Israel Vallarta ha pasado esos años privado de su libertad, con huellas permanentes de tortura y violación a sus derechos humanos.

Es deleznable, incomprensible que a nadie le haya importado esta injusticia cometida en contra de Vallarta. Indigna más aún lo que declaró el día de hoy la Secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero: “Todas estas violaciones obviamente son aplicables al caso de Israel Vallarta que como ustedes pudieron observar en la misma escenificación estaba siendo torturado. Israel Vallarta tiene otras dos causas penales por otros dos delitos de secuestro y por eso es que no se le puede aplicar… se le aplicaría en estos secuestros, pero no en otros dos, en otras dos causas penales que tiene diferentes a esto. 

¿Después de quince años, se está investigando si Israel Vallarta estuvo o no involucrado en otros casos de secuestro?

Sin embargo, ya estamos haciendo una investigación si esas otras dos causas penales, de otros dos secuestros diferentes totalmente a éstos, realmente también tienen un problema de montaje y de escenificación ajena a la realidad y eso es lo que estamos investigando. 

Desde el 2005 que fueron detenidos y estamos en abril del 2021, no hay todavía una sentencia. Es una violación gravísima a un proceso legal porque cuántos años tiene ya este proceso. Sería importante que los jueces realmente cumplieran con el principio constitucional de una justicia expedita y no tiene todavía una sentencia.

¿Después de quince años, se está investigando si Israel Vallarta estuvo o no involucrado en otros casos de secuestro?

Se jactan de aplicar justicia. La realidad es que Vallarta sigue en la cárcel y sin sentencia acusado de secuestro por un vil montaje…

Olga Sánchez Cordero fue Ministra de la Suprema Corte de Justicia de febrero de1995 hasta noviembre de 2015. ¿Justicia expedita? ¿En dónde estaba entonces la justicia? ¿Dónde está ahora?