Tecnología

Google quiere sumarse a la detección de terremotos con cableado de fibra óptica submarino

GoogleGetty Images

Los cables de fibra óptica podrían ayudar a la detección temprana de terremotos y tsunamis

Google ha puesto alrededor de 14 cables submarinos de fibra óptica con una longitud de 112 mil kilómetros con los cuales pretende detectar de forma temprana la ocurrencia de terremotos o tsunamis.

Los ingenieros Mattia Cantono y Valey Kamalov revelan que Google ya opera con una extensa red de cables de fibra óptica bajo el océano y que ésta podría utilizarse para detectar los fenómenos sísmicos.

El cableado submarino forma parte de la infraestructura de Google que transporta datos a 204 mil 190 kilómetros por segundo, es decir a una velocidad impresionante. Sin embargo, en algunas ocasiones esta información llega con ciertas distorsiones o alteraciones que podrían ser perturbaciones en el fondo marino.

¿Cómo se detectan los terremotos?

Gracias a los pulsos de luz, los ingenieros se dan cuenta que se aproxima algún fenómeno natural ya que esta luz sufre de alteraciones a medida que viaja por el cable submarino, especialmente en su estado de polarización. En el extremo del receptor se detectan estos pulsos y se corrigen a través de un procesamiento digital. Una de las propiedades de la luz que se rastrea como parte de la transmisión óptica es el estado de polarización (SOP, por sus siglas en inglés).

"El SOP cambia en respuesta a las perturbaciones mecánicas a lo largo del cable y el seguimiento de estas perturbaciones nos permite que permite detectar la actividad sísmica”Google
Detección de terremotosScience Magazine

Pese a que esta idea no es nueva -en 2013 y 2018 se había propuesto que la detección temprana de terremotos y tsunamis podría advertirse con estas implementaciones-, esto sólo impulsó a los ingenieros de Google a continuar con el trabajo.

Durante los últimos meses Google ha compartido sus resultados y ha colaborado con el Laboratorio Sismológico del Instituto de Tecnología de California y a podido observar varios terremotos de intensidad baja; entre ellos uno de 6.1 hasta uno 4.5 en Chile a 2 mil kilómetros de sus cables; 7.7 en Jamaica a mil 500 kilómetros de distancia de los cables.

Estos datos no solo servirán para mejorar la precisión de las predicciones sino que, de acuerdo al Caltech esto también podría ayudar a detectar los cambios de presión en el océano detectando así la venida de un tsunami como resultado de un terremoto.

Las investigaciones continuarán para comprobar la efectividad de dichas predicciones en la señales recibidas, así como mejorar los recursos del mismo para mejorar datos como magnitud y ubicación de los terremotos gracias a la fibra óptica.