Sorprendente

Templo Satánico demandará a Mississippi por frase "En Dios confiamos"

Estado de MississippiGetty Images

El gobernador del estado firmó una ley para retirar la bandera confederada que se mantuvo vigente por más de 120 años

El Templo Satánico amenazó con presentar una demanda contra el estado de Mississippi si incluye la palabra “Dios” en su bandera. Los representantes de la organización argumentan que el nuevo diseño de la bandera es considerado un símbolo excluyente.

Fue a finales del mes de junio cuando el gobernador de Mississippi, Tate Reeves, firmó la ley para retirar la bandera que contenía un emblema confederado y que permaneció vigente durante más de 120 años como el estandarte del estado.

Tonight, I signed the bill to retire the 1894 Mississippi flag and begin the process of selecting a new one—emblazoned with the words “In God We Trust.”

Now, more than ever, we must lean on our faith, put our divisions behind us, and unite for a greater good. pic.twitter.com/3ao9GVM00j

— Tate Reeves (@tatereeves) June 30, 2020

Tras la medida tomada por Tate Reeves, se nombró a una comisión para crear el nuevo diseño de la bandera, el cual se decidirá por medio de una votación en noviembre. El gobierno de Mississippi sugiere que el estandarte debería incluir la frase “In God We Trus” (En Dios Confiamos).

El Templo Satánico se pronunció al respecto y aplaudió la decisión del gobernador para retirar el símbolo confederado. Sin embargo, la organización religiosa no teísta considera que agregar la palabra “Dios” en la bandera no solucionará el problema de exclusión.

El Templo Satánico, dice que no aceptará que en la nueva bandera que les quieren imponer, aparezca la palabra Dios. Si lo hacen, demandarán al estado de Mississippi... pic.twitter.com/ms29omM008

— Chikistrakiz (@chikistrakiz) July 9, 2020

Un abogado de la organización pidió que también se incluya una referencia a Satanás en el nuevo diseño de la bandera. De lo contrario, el Templo Satánico presentará una demanda y buscará medidas cautelares si el estado norteamericano no responde a sus peticiones.