27 de enero de 2022 | 05:59
Sorprendente

VIDEO: Tras fiesta del Super Bowl, bailarinas caminan sobre "mar" de billetes en club de strippers

Las bailarinas acusan a los organizadores de no darles un pago justo, a pesar de las ganancias. 
Alfombras de dinero
Compartir en

El primer domingo de febrero, sin excepción alguna desde hace 54 años, se celebra uno de los eventos deportivos más vistos y lucrativos del mundo: el Super Bowl; tras la noche espectacular, siempre surgen polémicas o salen a la luz secretos que nadie le gustaría recordar, y este 2020, la edición 54 no se quedó atrás.

Como ya es costumbre, tras el encuentro deportivo, se llevó a cabo una fiesta a la que estuvieron invitadas las personalidades más destacadas del espectáculo y el deporte. Fue justo ahí donde surgió la polémica, pues la reunión, protagonizada por decenas de strippers, no dejó muy bien parados a todos los asistentes.

Según trascendió en redes sociales y algunos medios locales, tras la noche de Stripper Bowl, el piso del club en donde Quality Control Miami organizó la fiesta, quedó totalmente cubierto de billetes de un dólar (y algunos de denominaciones más altas) sobre los que las bailarinas semidesnudas caminaban.

Regalando dinero a diestra y siniestra fueron captados varios famosos, entre ellos, la actriz mexicana Eiza González y la cantante Demi Lovato que aparece en un video colocando puños de billetes en la ropa interior de una stripper. Por otro lado, el rapero Post Malone fue grabado en aparente estado de ebriedad entregando fajos de dólares a quien se le acercara.

Pero el problema no fue sólo la cantidad de dinero que los invitados gastaron en la fiesta, sino las acusaciones de las bailarinas que trabajaron en el evento y aseguran no haber recibido un pago justo, además de haber sido víctimas de robos por parte de clientes que se llenaban las bolsas con los billetes antes de salir del lugar.

Según informa Miami Herald, las strippers aseguran haber recibido sólo mil dólares (19 mil pesos) a pesar de que la derrama habría superado el millón. Ante esto, Pierre "Pee" Thomas, gerente de Quality Control se disculpó con las trabajadoras argumentando que el pago que el club les dio está fuera de su control, igual que el robo de dinero y la cantidad de personas involucradas en los servicios.