Perritas le salvan la vida al "detectarle" cáncer de mama

Pastores alemanes detectar cáncer de mama
Bea y Enya ayudaron a su dueña a detectar rápidamente el cáncer de mama que la aquejabaYama Zsuzsanna Márkus / Pixabay

Dos perritas ayudaron a su dueña a detectar a tiempo el cáncer de mama que se gestaba en ella

Dos perritas de raza pastor alemán ayudaron a su dueña a detectar el cáncer de mama a tiempo luego de que por algunas semanas comenzaran a comportarse de una forma extraña.

De acuerdo al medio británico Mirror, Linda Munkley de 65 años fue alertada por sus dos perras, Bea de cinco años y Enya de tres quienes comenzaron a comportarse de una manera sumamente extraña con ella pues, de acuerdo al relato de Linda, comenzaron a golpearle el pecho con la cabeza.

“Un día me senté en el sofá cuando Bea se levantó de un salto y comenzó a golpearme en la zona del pecho. Nunca había hecho algo así antes así que era bastante inusual, pero en ese momento no pensé en nada.”Linda Munkley, dueña de las perritas

Sin embargo, Linda Munkley oriunda de la ciudad de Bargoed, en Reino Unido declaró este acto constante por parte de sus perras continuó todos los días pues ellas simplemente saltaban y olfateaban la zona para luego golpear con su cabeza el pecho.

Las pastor alemán siguieron comportándose así hasta que el cáncer fue completamente eliminado

Aunque Linda asegura que ella comenzó a realizarse autoexploraciones, en ese momento no sintió nada hasta que de un momento a otro sintió un bulto en uno de sus senos, algo que la alarmó por lo que decidió acudir de inmediato al médico.

 

“Fui al medico a realizarme una revisión y una mamografía y terminaron de confirmar que era una forma de cáncer de seno de crecimiento rápido, el cual había comenzado a extenderse a mis ganglios linfáticos.”Linda Munkley, dueña de las perritas

A pesar de someterse a quimioterapias para el cáncer de mama, las perras de Linda Munkley continuaron comportándose de misma forma, hasta que, luego de seis meses y una operación para extirpar el bulto, Bea y Enya dejaron de golpear su pecho como lo estuvieron haciendo por varios meses.

Ante esto, Linda Munkley compartió que los resultados de sus tratamientos habían sido exitosos pues las células cancerígenas habían sido por completo eliminadas. 

La historia de Linda y sus perras se extendió por todo el hospital y relató que su propio médico recomendó agradecerles a Bea y Enya pues sin ellas no se hubiera diagnosticado a tiempo, es decir que sus perras le salvaron la vida.

0
comentarios
Ver comentarios