Sorprendente

Leones amigos mueren el mismo día; permanecieron juntos por 6 años

Hubert y Kalisa@lazoo / Instagram

Hubert y Kalisa tuvieron que ser dormidos por problemas de salud relacionados con la edad

La historia de dos leones amigos que mueren el mismo día tras haber permanecido juntos por seis años, es de lo más triste que leerán hoy. Y es que el zoológico de Los Ángeles, en Estados Unidos, informó con conmovedoras fotos que Hubert y Kalisa tuvieron que ser dormidos debido a problemas de salud relacionados con su edad.

Ambos fueron sacrificados luego de haber excedido el promedio de vida de un león en cautiverio; es decir, pasaron de los 14 y 17 años, pero con una salud deteriorada que empeoró su calidad de vida. Aún así, estuvieron juntos hasta el día de su muerte sin procrear cachorros entre ellos.

Por este motivo, los leones se ganaron el amor de los cuidadores y visitantes, debido a que consideraban que su amistad era pura: "Son una parte icónica de la experiencia del zoológico de Los Ángeles y nuestro personal e invitados han sido tocados por su compañía. Ellos seguirán siendo una parte positiva de nuestra historia y los extrañaremos mucho", escribieron los administradores del lugar.

"Esta es una pérdida muy difícil. No puedes pensar en Hubert sin pensar en su compañera, Kalisa. Han sido una pareja inseparable durante años"zoológico de Los Ángeles

Hubert procreó 10 cachorros antes de conocer a su amiga, nació el 7 de febrero de 1999 en el zoológico de Lincon Park en Chicago, mientras que Kalisa llegó lo hizo el 26 de diciembre de 1998 en el zoológico de Woodland Park, en Seattle.

Se conocieron gracias a que en 2014 ambos fueron transferidos al zoológico de los Ángeles y desde ese momento se volvieron inseparables, ya que comenzaron a pasar la mayor parte del tiempo juntos. De acuerdo con Beth Schaerfer, portavoz del zoo, eran carismáticos tanto juntos como por separado.

Su relación era tal, que cuando superaron la expectativa de vida (ya tenían 21 años al momento de su muerte), los veterinarios lo atribuyeron a que ninguno quería morir antes que el otro. Incluso en sus últimos días, permanecían acurrucados y uno cuidaba al otro y si enfermaban, también lo hacían juntos.