Sorprendente

Acampan en casas de campaña colgadas de árboles ante restricciones por coronavirus

Casa de campaña colganteFrancois Lenoir / Reuters

La renta de las casas de campaña colgadas en árboles se ha disparado durante la pandemia de coronavirus.

La pandemia de coronavirus esta transformando muchas cosas, como la forma de acampar. En Bélgica, las personas están optando por vivir experiencias al aire libre en casas de campaña que cuelgan de los árboles.

Las carpas, que tienen forma de lágrima y algunos páneles transparentes a manera de ventanas, fueron diseñadas en la década de 1990 por el artista holandés Dre Wapenaar, quien dice que se inspiró en el sueño de la infancia de construir una casa de campo.

Su objetivo, dice, era apoyar a los activistas ambientales que buscaban detener la poda de árboles, pero se han exhibido como obras de arte en Nueva York y toda Europa.

Pandemia impulsa renta de casas de campaña colgadas en árboles

Para hacer frente a la pandemia de coronavirus, el gobierno de Bélgica estableció restricciones de viaje para salir del país.

Katrien Houbey, directora de turismo de la ciudad oriental de Borgloon, que ha albergado cuatro carpas alineadas en un campo arbolado desde 2001, considera que esa situación ha provocado un aumento en la demanda del servicio.

“Las carpas están completamente reservadas cada verano, pero este año, las reservas se agotaron mucho más rápido”.Katrien Houbey, directora de turismo de Borgloon, Bélgica.

Incluso, la funcionaria aseguró que si tuviéran más carpas, también estarían reservadas para cada día de julio y agosto.

“Creo que se debe a las pautas del gobierno para viajar dentro del país. Así que la gente empezó a buscar alternativas para quedarse en algún lugar”.Katrien Houbey, directora de turismo de Borgloon, Bélgica.

¿Dónde se localizan las casas de campaña colgantes?

Los visitantes aseguran que es una experiencia totalmente diferente, pero muy emocionante y acogedora.

Wapenaar tiene otras cuatro carpas en la ciudad belga de Bornem, cerca de Amberes, una en un parque de esculturas en Estados Unidos, otra en un bed-and-breakfast en Francia y tres en un sitio para acampar de Holanda.

Con información de Reuters y ‘En Punto’.