Abuelo llora frente al mar tras recordar su infancia; foto entristece al mundo

abuelo-se-sienta-frente-al-mar-para-llorar
Abuelo se sienta frente al mar a llorar por su infancia@santisouviron / Twitter

Al recordar su infancia, un abuelo se soltó a llorar frente al mar entristeciendo al mundo con su historia.

La foto de un abuelo que sentado frente al mar llora por su infancia, ha dado la vuelta al mundo conmoviendo a millones de internautas. Los más perjudicados emocionalmente fueron los vecinos de Málaga, ciudad de España. 

Abuelo se sienta frente al mar a llorar por su infancia@santisouviron / Twitter

Apoyado en una silla incrustada en la arena y con los pies dentro del mar, el hombre luce de espaldas, frente a un inmenso azul del agua que de pronto se mezcla con el rosa tenue, el amarillo y el también azul del atardecer en un cielo claro. Una posta ideal para remover emociones.

"Primero hice la foto, me llamó la atención verle en la orilla mirando al mar. Fui hasta él por pura curiosidad. Al acercarme, lloraba sin parar",Santi Souviron, periodista. 

El periodista Santi Souviron se tropezó con la imagen y no dudó en inmortalizarla en una foto que posteriormente compartió en su cuenta oficial de Twitter. En consecuencia, alcanzó más de 30 mil retuits, así como la simpatía de otros usuarios que se animaron a compartir historias similares.

El mundo entristeció ante la foto de un abuelo que llora frente al mar 

Según narró el testigo, se trata de un hombre de 80 años que emigró de Málaga por motivos laborales que después lo obligaron a mudarse también de país. En ese periodo tuvo oportunidad de casarse y tener una hija. Tristemente también enviudó.

Sin embargo, 34 años después de la última vez que visitó la ciudad, logrado volver para mirar el lugar donde jugaba de niño. En realidad la idea surgió desde la primavera pasada, cuando cumplió años y como regalo a sí mismo, decidió volver a su tierra. Y allí estaba, llorando de nostalgia y alegría. Un momento para la eternidad gracias a una tierna foto.

"Mis dos abuelos, uno de Turín, otro de Pontevedra. Ninguno de los dos pudo volver a pisar su tierra antes de morir. Un poquito más de respeto no le viene mal a nadie" y "No es el único que ha llorado al llegar a su tierra, a mi padre le pasa lo mismo cada vez que va y alguna lagrimita siempre se le escapa", fueron algunos de los comentarios en redes sociales.

0
comentarios
Ver comentarios