21 de enero de 2022 | 02:22

Unidad opositora

Este sábado se dio a conocer la conformación del Frente Cívico Nacional (FCN) que busca convertirse en otra alternativa democrática para hacer frente a AMLO y Morena
Reunión Frente Cívico Nacional
Compartir en

Cuando las vías democráticas se acotan, los líderes de partidos y dirigentes “negocian” o acomodan con el poder; los ciudadanos tenemos que movilizarnos y buscar sumar, unirnos y un convencimiento mayoritario.

Este sábado se dio a conocer la conformación del Frente Cívico Nacional (FCN) que busca convertirse en otra alternativa democrática para hacer frente a AMLO y Morena en las próximas elecciones.

El FCN no son ni los primeros ni los últimos y, aunque en sus filas están personajes que son “ajonjolí de todos los moles”, también aparecen caras nuevas y propuestas esperanzadoras.

La resistencia organizada

Entre los antecedentes al FCN, están la Corriente Democrática del PRI, 20 Compromisos por la Democracia y el Grupo San Ángel, espacios democráticos surgidos a partir de la necesidad de quitar la hegemonía del PRI. En el Grupo San Ángel, creado por iniciativa del escritor Carlos Fuentes, participaron algunos que hoy son integrantes de la 4T y otros que mantuvieron su postura crítica a los gobiernos: Carlos Monsiváis, Adolfo Aguilar Zinser, Manuel y Tatiana Clouthier, Sergio Aguayo, Agustín Basave, Jorge Castañeda, Santiago Creel, Vicente Fox, Alejandro Gertz Manero, Elba Esther Gordillo, Enrique Krauze, Lorenzo Meyer, Elena Poniatowska, Graco Ramírez, Paco Ignacio Taibo II y Enrique González Pedrero.

Estos movimientos tuvieron eco en los partidos de oposición al PRI. Porfirio Muñoz Ledo, Luis H. Álvarez y Carlos Castillo Peraza abrieron espacios políticos para todas las corrientes de pensamiento y permitieron canalizar la demanda social, lo que dio lugar a una nueva legislación electoral ciudadanizada e imparcial que permitió lo que no se había visto en 70 años, la llegada de la alternancia política al país.

El surgimiento del FCN abre otro espacio político que reta a AMLO y Morena y que podría ayudar a que las elecciones venideras sean mucho más competidas.

El disfraz de Morena

A partir de ahora y hasta 2024 habrá un cambio significativo, Morena es la alternativa que hoy ostenta el poder, un partido político con disfraz de movimiento social cuyo principal vocero y estratega es el conservador presidente de la República.

Un partido creado en torno a un caudillo, Andrés Manuel López Obrador, donde se sumaron personajes desplazados del PRI, PAN y PRD, grupos plurales y dos partidos “rémoras” que se alinean al dinero y al poder, PVEM y el PT, cerrando el paso a la sociedad civil.

PVEM y PT han ido en alianza con el PRI, con el PAN o el PRD, y la 4T no fue la excepción. El PVEM fue en 2000 y 2006 con el PAN en la elección presidencial y regresó con el PRI para apoyar a Peña Nieto en 2012.

La divergencia

La opción que nació el sábado pasado, también representa una alianza de partidos políticos que agrupan al PRI, PAN y PRD, pero, a diferencia de Morena y sus aliados, este movimiento no está unido por un caudillo y cuenta con la participación de la sociedad civil y organizaciones sociales de diversa índole.

Entre los integrantes del Frente aparecen, Guadalupe Acosta Naranjo, Beatriz Pagés, Gustavo Madero, Fernando Belaunzarán, Emilio Álvarez Icaza, Francisco Valdés Ugalde, Cecilia Soto, María Elena Morera, Demetrio Sodi, Ana Lucía Medina, Heriberto Zazueta, Paola Migoya Macario Schettino, Raúl Trejo y Francisco Torres Landa.

Su plan es impulsar una candidatura ciudadana y fungir como un verdadero contrapeso ante un “poder arbitrario”. Además, buscan reunir a organizaciones y ciudadanos para que participen en la construcción de la alternativa presidencial.

El Frente propuso organizar debates en todo el país y que el INE organice una elección primaria para que los ciudadanos elijan quién será el candidato único en 2024.

La periodista Beatriz Pagés define al FCN como “Una organización social que surge en un momento muy preocupante y decisivo para el país, cuando el futuro de la democracia depende de lo que hagamos o dejemos de hacer nosotros los ciudadanos”.

Y, en su cuenta de Twitter, @FCN_mx lo confirman: “¡Somos pensantes, críticos y divergentes!”.

Es una interesante propuesta en momentos en que los partidos de oposición se han sumido enl os pleitos internos, ambición de poder y control de ciertos personajes y líderes, olvidándose de la militancia y de la agenda ciudadana que representan. El FCN tiene la intención de abrir el debate e incorporar una agenda que fortalezca la democracia y la representación plural, como en su momento lo hicieron el Grupo San Ángel o los 20 compromisos por la Democracias, que impulsaron una reforma político electoral que llevó a elecciones limpias y legitimas con la ciudadanización del IFE y reformas al Poder Judicial y en materia económica que evitaron las crisis recurrentes de los gobiernos del PRI autoritario.

A diferencia de movimientos como el Grupo San Ángel, donde y, sobre todo, la administración de Zedillo les abrió la puerta para incorporar sus propuestas a su plan de gobierno, en la administración de AMLO hay cerrazón y un regreso a la imposición y critica desde el poder.

Qué dirán quienes desde el Grupo San Ángel contribuyeron para evitar un gobierno autoritario y déspota y que ahora, incorporados en las filas de la 4T son parte de eso, como Jesús Ramírez en representación de Carlos Monsiváis, Lorenzo Meyer historiador de cabecera de AMLO y su hijo el secretario de Desarrollo Urbano, qué dirá Gertz ¿reprenderá al recién creado movimiento? o Paco Ignacio Taibo II y Tatiana Clouthier. González Pedrero se retorcería en su tumba si un movimiento democrático como el FCN fuera reprimido.

Seguramente en los siguientes días escucharemos las descalificaciones que propinará AMLO al FCN. Ya lo critican y lo minimizan, pero ciertamente, algo de temor les debe despertar ver a ciudadanos trabajando unidos en contra del régimen.

Los que desde afuera lo vemos, estamos buscando subir el estándar de la oposición, nos merecemos más, los ciudadanos estamos hartos de más de lo mismo y con los mismos; o se abren espacios o tendremos el totalitarismo y falta de resultados por muchos sexenios más.