27 de noviembre de 2021 | 08:07

Mongolia y la 4T

La visión del presidente de Mongolia no es muy diferente a la visión del líder de la 4T mexicana. Una visión del pasado, poco moderna
Khurelsukh Ukhnaa, presidente de Mongolia
Compartir en

Cuando observamos lo que ocurre con la 4T, y su futuro, la experiencia reciente de Mongolia está más cerca de México de lo que podríamos imaginar.

Como resultado de los acuerdos de la COP26 en Glasgow, la estrategia económica a largo plazo de Mongolia se verá profundamente afectada. Mongolia ratificó el Acuerdo de París en 2016. Tiene graves problemas ambientales, como la contaminación del aire, la degradación de la tierra, la desertificación y las malas prácticas mineras que contaminan los recursos hídricos del país.

El carbón tiene una importancia económica importante en Mongolia. El uso de carbón para la generación de energía probablemente continuará. Asegurar los recursos financieros para reemplazar completamente el antiguo sistema de centrales eléctricas de carbón, tanto a nivel nacional como local, es un obstáculo importante para el cambio total a la energía limpia para 2030.

En un momento en que Mongolia ha aumentado el suministro de carbón a China, las recientes promesas de China, si se cumplen, son una señal de advertencia para el sector del carbón de Mongolia en general. El hecho de que tanto Rusia como China estén avanzando hacia la energía limpia es un indicador, tanto de los desafíos futuros, como de las oportunidades de inversión.

Para combatir el cambio climático, Mongolia se ha centrado en la silvicultura, el uso de la tierra y el establecimiento del hábito de plantar árboles. El presidente de Mongolia, Khurelsukh Ukhnaa, asistió a la Cumbre Mundial de Líderes en la COP26. Ahí Khurelsukh declaró: “Al plantar un solo árbol, se crean las condiciones para que otras plantas y arbustos crezcan, absorban dióxido de carbono y retengan la humedad del suelo, lo que contribuye a la acción preventiva, contra la degradación de la tierra y la desertificación. Sin embargo, al plantar cientos y miles de árboles, es posible devolver un área a su estado anterior, mientras que al plantar millones y miles de millones de árboles, es posible devolver la salud a toda una región”. La iniciativa del presidente de Mongolia es plantar “mil millones de árboles”.

La reconfiguración del financiamiento climático obligará a Mongolia a diversificar sus fuentes de energía y actividades económicas. Como una economía que depende del carbón, los socios estratégicos de Mongolia deben intensificar la cooperación económica para ayudar verdaderamente a transformar su economía. Mongolia, a su vez, puede presentar un mejor clima empresarial y mejores regulaciones.

La creación de un corredor económico conjunto con Rusia y China en el territorio de Mongolia será de importancia estratégica para las tres naciones, dijo el presidente de Mongolia en una entrevista exclusiva con la agencia TASS:

“Estamos considerando la cuestión de crear el corredor económico de tres países. Como presidente de Mongolia, creo que este es un elemento crítico de importancia estratégica para Rusia, Mongolia y China a lo largo del tiempo. Por lo tanto, consideramos la mejora del ferrocarril, la construcción de nuevos ramales, vías paralelas, autopistas y el gasoducto de Rusia a China son muy importantes y trabajan de manera proactiva en ellos”.

Khurelsukh Ukhnaa, presidente de Mongolia

Mongolia se propuso convertirse en estado de tránsito, dijo el presidente. El camino más corto de Europa a Asia es a través de Mongolia. La ruta de transporte más corta entre Rusia y China es a través de Mongolia.

La visión del presidente de Mongolia no es muy diferente a la visión del líder de la 4T mexicana. Una visión del pasado, poco moderna.

Afortunadamente, está llegando al gobierno de Mongolia una nueva generación. Oyun-Erdene Luvsannamsrai ascendió al puesto de Primer Ministro de Mongolia el 27 de enero de este año, luego de la renuncia de su predecesor, como resultado de la respuesta deficiente del país ante el Covid-19.

Luvsannamsrai fue confirmado por el parlamento de Mongolia con un 87.9 por ciento de aprobación. A sus cuarenta años, es el séptimo jefe de gobierno más joven del mundo, actualmente en el cargo. Luvsannamsrai se crió en la comunidad minera rural de Berkh, Khentii, y sirvió dos mandatos en el Parlamento después de graduarse de la Escuela Kennedy de Gobierno de Harvard en 2015, a la edad de 35 años. Durante su tiempo en Harvard, Luvsannamsrai desarrolló un círculo cercano de estudiantes mongoles y los reclutó para trabajar con él.

A la edad de 21 años, Oyun-Erdene comenzó su carrera política como Jefe de la Oficina del Gobernador en el pueblo de Berkh, Khentii. Más tarde trabajó para World Vision International como director de zona a cargo de la recaudación de fondos de la región europea. Fue Jefe del Departamento de Desarrollo Social del Distrito de Bayanzürkh. También ocupó varios cargos en el Partido del Pueblo de Mongolia. Escribió su primer libro “Vision” en 2005 a la edad de 25. Diez años más tarde publicó su segundo libro, “El país corcel de Asia”. Fue ministro y secretario del gabinete. En 2020, dirigió el desarrollo de la “Visión 2050″, la agenda política de 30 años de Mongolia.

El primer ministro Oyun-Erdene Luvsannamsrai es un joven que mira hacia el desarrollo a largo plazo de su país. Mongolia se estableció como una democracia y una economía de mercado en la década de 1990, tras el colapso de la Unión Soviética. Luvsannamsrai es la voz de una nueva generación. El cambio generacional es fundamental para profundizar los conceptos y valores democráticos en Mongolia.

Durante los últimos 30 años de gobierno democrático, la mayoría de sus líderes habían sido educados bajo el antiguo sistema soviético. Por eso no les resultó fácil aceptar y dirigir un nuevo sistema social y político después de la revolución democrática de 1990.

“Los de mi generación, nacidos a principios de la década de 1980, pasamos nuestra adolescencia en una fase de transición, experimentando de primera mano los desafíos y beneficios de una sociedad democrática en nuestra vida diaria. Nuestra generación tiene la responsabilidad histórica de tender un puente entre lo antiguo y lo nuevo y, al mismo tiempo, fortalecer aún más la democracia en Mongolia” dice el Primer Ministro.

“Sentí que mi país necesitaba un cambio drástico. Trabajé en desarrollo internacional antes de ingresar a la política. Mientras ayudaba a los gobiernos locales, me entristeció ver cuán burocrático, corrupto y políticamente dividido se había vuelto el país. También me frustró ver que muchas oportunidades simplemente se estaban desperdiciando debido a las acciones irresponsables y poco éticas de los funcionarios públicos. Creo que esta tristeza y frustración influyeron en mí para convertirme en político.”

Oyun-Erdene Luvsannamsrai, primer ministro de Mongolia

En una entrevista en Harvard dijo: “Han pasado treinta años desde que Mongolia adoptó la transición a la democracia. Sentimos que era el momento adecuado para revisar nuestros logros de los últimos 30 años y elaborar nuestra visión para los próximos 30. Este proceso condujo al desarrollo de ‘Visión 2050′, nuestra política de desarrollo a largo plazo. El documento, aprobado por el Parlamento, establece una visión integral y una hoja de ruta para el país, abordando temas críticos como la diversificación económica y la reducción de la dependencia de la minería, la creación de empleos para una clase media más próspera y la reforma digital en los servicios gubernamentales. Habiendo logrado el desarrollo de ‘Visión 2050′, como secretario del gabinete, me siento privilegiado de liderar su implementación en mi calidad de Primer Ministro”.

El gobierno de Mongolia hizo un llamado a los jóvenes formados en las principales universidades del mundo para que regresen a su país.

Así, el futuro de la 4T en México depende del cambio generacional. El fortalecimiento de nuestra democracia dependerá de una nueva generación que entienda al mundo, que tenga visión de futuro y que la sepa implementar con eficacia.

Javier Treviño en Twitter: @javier_trevino