“Un perro no es más que una lealtad en busca de una causa. Dale una idea a uno como yo, un amo o un objetivo en la vida, y se aferrará a ello con los colmillos apretados. Tenaz hasta el sacrificio y la muerte. Con un par”.

ARTURO PÉREZ-REVERTE

“Porque a veces, solo a veces, uno sabe que está en lo cierto, que reconoce un patrón y allí está: la certeza”.

EVA GARCÍA SÁENZ DE URTURI

La violación

El comentario de Adán Augusto este fin de semana (viaje incluido) es la actitud de un peleonero, no de un secretario de Gobernación. El funcionario se fue muy orondo a recorrer Coahuila y Sonora para promover el ejercicio de revocación de mandato presidencial del 10 de abril.

Como está violando la ley al hacer proselitismo, simplemente retó al INE diciendo que dicho órgano no lo puede correr. Y sí, el secretario de Gobernación no se elige por votación ciudadana, ergo, es difícil exigirle rinda cuentas a la población. El referido solo responde a AMLO.

Asumirá, como muchos del gabinete presidencial, el papel de víctima. Todo antes que admitir que infringe la norma. Dicho por el mismo tabasqueño, dijo haber pedido permiso a López Obrador para ir a esos estados a promover la consulta, y que su compatriota, el otro tabasqueño, le advirtió tener cuidado con el INE.

Una pena que el titular de ¡Gobernación! “se cuele” al juego de la sucesión a partir de violentar lo que establece la Constitución al respecto de propaganda electoral. ¿No creen?

El anzuelo

Para hacer las cosas más despreciables, Adán Augusto ni siquiera va en serio. Me explico:

Sé que algunos ven su gira por el norte del país como el anuncio oficial de un nuevo contendiente que entra a la cancha para ser un posible candidato de Morena para la grande en el 2024.

Yo aconsejo no morder el anzuelo. Esa es la imagen que más de uno en el círculo cercano a López Obrador quiere que tengamos de la participación del secretario.

Mas, Adán Augusto, al ser el candidato de la clase política de Morena y de algunos fuera de Morena, compite directa y exclusivamente en contra de Marcelo Ebrard. Nada más, pero tampoco nada menos.

Las formas de López Hernández son como de un político más al estilo tradicional; un prinosaurio en toda regla. Nos recuerda a Ebrard…

Y hay quienes se han comido el engaño de tal forma que se relamen por el viejo PRI. Pero ¿le alcanzará con eso a Adán? Claramente no, porque ello solo es un anzuelo.

El sacrificio

Y he aquí la falacia a derrumbar. Adán Augusto entrará en el juego de los posibles candidatos, pero ahí sí con la indicación clara y precisa de López Obrador de quitarle puntos a Marcelo y beneficiar con ello a Claudia Sheinbaum.

Algo se “rompió” en la relación López Obrador-Ebrard, pero no al grado de que el presidente saque al canciller del partido.

Por ahora, lo único que necesita el primer mandatario es un bateador emergente que se “sacrifique” y que en el camino le quite algunos puntos a Marcelo Ebrard. Alrededor de 7% de las preferencias dentro de Morena, para ser precisos. Ese es el apoyo que actualmente tiene para hacer de él el abanderado a la Presidencia por dicho instituto político (a partir de lo que reportan encuestas serias que han medido hasta ahora esos apoyos al interior de Morena).

Ese porcentaje no lo hace un precandidato real, pero sí un elemento suficientemente grande para debilitar a secretario de Relaciones Exteriores y dejar a Claudia Sheinbaum como la única e indiscutible puntera por la candidatura.

La estrategia

Esa y no otra es la verdadera razón por la cual veremos más a Adán Augusto placearse de ahora en adelante.

Que el secretario de Gobernación, notario en su estado natal, gobernador con licencia, entre al juego violando la ley es terrible. Pero es indicativo de que solo actúa como señuelo. Mientras Claudia Sheinbaum cada vez que es reconvenida por el INE, farfulla pero acata (con lo cual cuida que como posible candidata sí haya obedecido al árbitro electoral), este otro tabasqueño entra a la cancha a cometer faltas.

En el juego de la política y del beisbol, deporte favorito del macuspano, queda claro lo que este está haciendo con Adán Augusto. El secretario es el nuevo cátcher, uno que indica a Claudia como ponchar a Ebrard. O, dicho de otro modo, estando Claudia en tercera base, Adán Augusto logrará la base por bolas para él estancarse (sacrificarse), llevar a la jefa de la Ciudad de México a anotar y dejar a Marcelo colgado en 3ª base.

El juego es claro: Adán no está entrando para ganar; todo es un acuerdo con Claudia Sheinbaum y, ante todo con Andrés Manuel, para restarle apoyo a Marcelo y con ello, beneficiar a la regenta.

Conocemos el patrón y “al patrón”: última apuesta que hace en favor de Sheinbaum. Si eso no funciona, AMLO pasará a su verdadero plan alternativo. Ya habrá oportunidad más adelante de hablar de esto otro.

Verónica Malo en Twitter: @maloguzmanvero