27 de septiembre de 2021 | 11:26
Opinión

Los líderes del norte: Durazo y Colosio

Hay algo que une a Donaldo Colosio Riojas y a Alfonso Durazo: Luis Donaldo grande, el candidato asesinado por las balas de la traición en 1994.
Unidos por un capítulo de la historia de México
Compartir en

Al margen de su militancia partidista, la gobernante local verdaderamente importante en el sur del país es Claudia Sheinbaum Pardo. Por mucho es la que más destaca; inclusive es la más sobresaliente a nivel nacional. Su liderazgo, innegable, lo aceptan sus colegas, hombres y mujeres, de las distintas fuerzas políticas de todo México.

El norte hay dos gobernantes de referencia. Uno es gobernador, Alfonso Durazo Montaño; el otro es alcalde, Luis Donaldo Colosio Riojas.

El primero, Durazo, milita en Morena, instituto político del que fue fundador, ha sido uno de sus pilares, y apoyará a esta causa con toda su energía para que el proyecto de AMLO tenga vigencia después de 2024.

El otro, Colosio, llegó a su puesto por Movimiento Ciudadano, el partido de Dante Delgado del que se ha deslindado para no contaminar su trabajo administrativo.

Alfonso Durazo y Donaldo Colosio son los líderes del norte: Alfonso, del noroeste; Donaldo, del noreste.

En el noreste nadie tiene el prestigio, la popularidad y la imagen nacional de Colosio. Un alcalde posee más relevancia política que los gobernadores Míguel Riquelme, de Coahuila; Samuel García, de Nuevo León, y Francisco Cabeza de Vaca, de Tamaulipas.

En el noroeste nadie posee más fuerza política que Durazo. Supera en esto, por mucho, a María del Pilar Ávila, de Baja California; a Víctor Castro, de Baja California Sur, y a Rubén Rocha, de Sinaloa.

Hay algo que une a Donaldo Colosio Riojas y a Alfonso Durazo: Luis Donaldo grande, el candidato asesinado por las balas de la traición en 1994.