Luego de platicar con personas que tuvieron acceso de primera mano a lo sucedido, de medir las redes sociales y de revisar los ratings de televisión, la historia de lo que aconteció en relación con uno de los principales periodistas del país, Ciro Gómez Leyva, en una coyuntura compleja para el periodismo en México, se puede reconstruir de la siguiente manera:

Lo ocurrido el viernes, en concreto las críticas y ataques a periodistas desde la mañanera, y la revelación de los supuestos ingresos de Carlos Loret de Mola, generaron mucha tensión editorial entre el periodista, su producción y la directiva de Imagen, en concreto su dueño, Olegario Vázquez Aldir, y el Director General de Grupo Imagen, Ernesto Rivera.

Los jaloneos editoriales empezaron la tarde del viernes y, ante la falta de acuerdos, Ciro decidió no conducir el noticiero estelar de Imagen Televisión, Imagen Noticias. El Noticiero fue conducido entonces por quien generalmente coconduce parte del Noticiero con él, la periodista Kimberly Armengol.

Las negociaciones se rompieron el fin de semana y se retomaron ayer, martes. Los directivos de Imagen y el periodista habrían tenido una larga comida, también ayer, que habría durado cinco horas, tras las que llegaron a acuerdos editoriales. No hay indicios de que temas económicos hayan estado sobre la mesa.

Ciro Gómez ha trabajado para cinco concesionarios de la radiodifusión: Javier Moreno Valle en CNI Canal 40, Francisco González en Multimedios/Milenio, Emilio Azcárraga en Televisa y, actualmente, con Rogerio y Jaime Azcárraga en Radio Fórmula y Olegario Vázquez en Imagen TV. Nunca había habido una separación de un programa que causara tanta especulación. Tampoco había habido un momento tan tenso entre un Gobierno Federal y el gremio periodístico entre los dichos en la mañanera y los asesinatos de periodistas en lo que va de este 2022.

Pero las juntas editoriales, estas 96 horas y las dudas en las coberturas de los medios masivos de comunicación, no sólo se dieron en Imagen. Prácticamente todos los medios tuvieron que atender y entender la coyuntura.

Para entender el caso particular de Ciro Gómez Leyva, hay que regresar a un programa de CNI Canal 40 de hace 20 años. En aquella ocasión, cuando Brozo, el “Payaso Tenebroso”, dejó esa televisora para sumarse a Televisa, Ciro le entrevistó y preguntó si habría censura y si sería silenciado en su crítica por Televisa. Brozo respondió algo como que a estas alturas de su vida no quería ser un “payaso desechable”. Y así se fue a Televisa e hizo lo que quiso.

Ciro, también, a estas alturas de su vida periodística quiere cuidar, como todos, su reputación, por lo que esa anécdota que contó a varios de su producción es obvio que le es un referente. Y en Fórmula sí ha llevado temas relacionados con la coyuntura tanto de la “Casa Gris”. como la de los asesinatos a periodistas.

No es atípico que haya tensión editorial entre comunicadores y dueños de medios. Lo inusual sí fue que el periodista dejara el espacio de comunicación dos días seguidos.

Para cuando Ciro, ayer, a las 22:06 horas publicó un tuit que decía “Ha sido un orgullo dirigir y conducir #ImagenNoticias por más de 5 años. CGL”, ya tenía un acuerdo editorial de los “cómos” para avanzar temas de su interés periodístico. A las 22:30 horas, el concepto Ciro Gómez Leyva ya era Trending Topic nacional.

La tendencia “Ciro” tuvo un alcance de 17 millones de personas y una actitud en redes de 78% negativa, 14% informativa y 8% positiva. Lo negativo se debió a que primero se especuló sobre una inminente salida del programa por temas de censura, lo que no sentó bien, y luego, los cibernautas se sintieron conflictuados al ver que en realidad no había ya conflicto alguno. Si bien el manejo de redes no generó buen sentimiento, sí fue efectivo en el “ruido” que ocasionó, llegando a ser TT 1 Nacional.

El “ruido” que quisieron causar, también estuvo acompañado de las actitudes al aire de Kimberly y David Páramo, sus coconductores, que parecían corroborar su salida. En términos de rating, el programa estuvo en sus métricas habituales, siendo que ayer registró en 28 ciudades, una audiencia promedio de 622 mil personas (lo que equivale a una proyección nacional de 1.2 millones de personas), siendo de los programas ancla de la televisora y de los que más rating le generan.

Este tema es no menor, pues las televisoras en el mundo se rigen con la máxima “the station goes as the news go” (las audiencias de todo un canal se anclan en la credibilidad de sus noticieros). Con lo que una salida inesperada de Ciro, hubiera complicado enormemente la viabilidad de todo Imagen Televisión, más si se hubiera especulado de que se trató de censura.

Así que, efectivamente, lo acontecido entre Ciro e Imagen fue una tensión editorial. Nada más y nada menos. Pero refleja el tenso ambiente que se están viviendo estos días en casi todos los medios de comunicación, ante la hostilidad hacia los medios de comunicación, en primer lugar, por parte del crimen organizado y, en segundo, por un ambiente de crispación que se genera desde las instancias oficiales.

Hay que señalar que el Presidente, en su mañanera de hoy, volvió a citar a varios periodistas que le son “incómodos”, entre ellos, Ciro Gómez Leyva. El Presidente aseveró que no hay censura, pero especuló que el diferendo en Imagen era por temas económicos, algo que Ciro desmintió esta mañana en radio. De haberse ido Ciro de la TV, el principal afectado hubiera sido el Presidente López Obrador, a quien la rumorología le habría “cargado” su salida, como aconteció con Peña Nieto, cuando salió Carmen Aristegui de MVS.

Todos debemos estar satisfechos de que se ventilen públicamente las tensiones entre medios y comunicadores. Y, sobre todo, luego de éstas, ver qué acontece en sus respectivas pantallas de TV y frecuencias de radio. Para el Presidente también es una buena noticia que Ciro continúe y que no se le sume un conflicto adicional. Así que hoy por la noche veremos de nueva cuenta a Ciro Gómez Leyva en su programa de TV y que sigue siendo una opción más en el ámbito informativo nacional.