28 de octubre de 2021 | 16:37
Opinión

Autódromo Hermanos Rodríguez rompió paradigmas en modelos de atención

Campaña: Preven-IMSS invita a seguir los cuidados vs Covid-19.
IMSS
Compartir en

Tras la aparición de la COVID-19, muchos sitios se convirtieron en campos de batalla sin tregua en favor y cuidado de la salud de nuestra población.

Por supuesto, los hospitales han sido los espacios naturales donde se escriben a diario la mayoría de estas historias, pero el compromiso con la vida y la atención médica de las personas enfermas llevó a habilitar lugares inimaginables para convertirlos en un dique frente a la pandemia.

Fue así como, en mayo de 2020, las carreras de autos, los espectáculos musicales y los espectadores dieron paso en el Autódromo Hermanos Rodríguez a infraestructura médica y a personal de salud para habilitar un hospital que fue clave en la atención de la pandemia.

Desde que se diseñó esta estrategia me confiaron la responsabilidad de encabezar los esfuerzos del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en el Centro de Atención Temporal (CAT) del Autódromo Hermanos Rodríguez para pacientes convalecientes. Aquel lugar que en 1959 había sido inaugurado con la carrera “Los 500 kilómetros de la Ciudad de México” comenzaría a escribir una nueva historia a favor del bienestar del pueblo de México.

En aquellos primeros momentos, se estimó que los pacientes que atenderíamos ameritarían de 3 a 5 días de internamiento y egresarían una vez que mostraran signos de mejoría. Elaboramos una estrategia para operar aproximadamente tres meses sin imaginar el papel estratégico que desempeñaría el Centro.

Inmediatamente se formó un equipo de trabajo, se realizaron y solicitaron los permisos para contar con el licenciamiento requerido, se abastecieron los insumos terapéuticos y no terapéuticos necesarios, y comenzamos a operar el 13 de mayo de 2020.

Durante el primer día de operación, el CAT del Autódromo Hermanos Rodríguez tuvo la confianza de las y los capitalinos quienes acudieron para ser atendidos en el área de triage respiratorio; la demanda creció rápidamente, reflejo del incremento de la primera ola de la COVID-19 en el Valle de México.

La realidad nos reveló pronto que el proyecto inicial debía escalar y adaptarse para estar a la altura del reto que representaba la pandemia. Fue así como el modelo de atención cambió y se comenzó a recibir pacientes por urgencias e incluso por traslados de otras unidades ubicadas en todo el Valle de México, de Morelos, Puebla, Tlaxcala y Veracruz.

Rápidamente pasamos de las 218 camas originales a 300 llegando a tener hasta 430, siempre listos para responder al reto que representó la pandemia a lo largo de la primera, segunda y tercera ola.

Al mismo tiempo que creció la infraestructura, aceleramos un proceso de capacitación del personal de primera línea que, inicialmente, tenían toda la experiencia para la atención de pacientes con síntomas leves a causa de la COVID; sin embargo, con ayuda de personal directivo del IMSS, las Coordinaciones de Atención Integral en el Segundo Nivel (CAISN) y el Centro de Adiestramiento Siglo XXI, y por supuesto la disposición del personal del CAT, obtuvieron la formación necesaria y desarrollaron las capacidades médicas para hacer frente a la Covid-19 con eficacia y la garantía de ejercer las mejores prácticas médicas acorde a la información de salud más actualizada.

Fue así como mantuvimos en todo momento una política de cero rechazos; es decir, todos los mexicanos que acudieron o fueron referidos por hospitales del Instituto recibieron una atención de calidad, con calidez y humanidad.

Sin importar lo complejo del momento o el cansancio del personal de salud siempre nos esforzamos por hacerlos sentir como en casa, aún lejos de sus seres queridos. El CAT del Autódromo atendió en hospitalización a 8 mil 237 pacientes, hizo 7 mil 700 valoraciones por urgencias, siendo de las unidades médicas que, orgullosamente, más atención brindó a las y los mexicanos que así lo requirieron.

Esto fue posible gracias a la capacidad logística y médica que el IMSS ha demostrado en diferentes momentos históricos en que las y los mexicanos han requerido del apoyo de esta gran Institución.

Este Centro de Atención Temporal significó romper paradigmas nacionales en modelos de atención, tuvimos la capacidad de instalar un centro hospitalario en 30 días, con equipo biomédico y personal suficiente para hacer frente a la batalla.

Para esta tercera ola y con la experiencia que sumamos tras 15 meses de operación del CAT-AHR se instaló el Centro de Atención Temporal (CAT) “Morelos” el 26 de agosto de este año, con 183 camas, 33 de ellas para pacientes que requieran ser intubados, para COVID 19 leve, moderado y grave.

En estos últimos días, verifiqué el traslado de los últimos pacientes que en adelante serían atendidos en el CAT Morelos y agradecí al personal médico y de enfermería que aún se encontraba en el Autódromo por su valentía y compromiso que los caracteriza, pero sabemos que la pandemia no ha terminado, y es necesario que se mantengan las medidas de prevención y sanidad para proteger a la población.

Por lo pronto, en el Instituto Mexicano del Seguro Social nos mantenemos en guardia con médicos, doctoras, enfermeras, enfermeros y un gran equipo de salud que son y seguirán siendo el más importante cimiento de la Institución de Seguridad Social más grande de América Latina.

Contacto: javier.garciaac@imss.gob.mx I Twitter: @Tu_IMSS