No obstante que un juez federal de la Ciudad de México vinculó a proceso por el delito de hostigamiento sexual agravado al que hasta hace unos días era el presidente del Tribunal Universitario de la UNAM, Eduardo López Betancourt, la asociación Grupo ACA arropó al acusado.

En pleno siglo XXI y la lucha de las mujeres contra la violencia de género, López Betancourt se siente protegido por Grupo ACA y continúa atacando verbalmente la víctima que lo denunció, lo que la revictimiza y pone en riesgo su vida.

Ante el proceso penal que enfrenta López Betancourt, en el Congreso del estado de Guerrero ya está por discutirse que se le retire la presea Sentimientos de la Nación pues sus acciones de violencia contra las mujeres no son dignas de portar dicho reconocimiento que recibió en la legislatura anterior por presiones políticas.

Cabe señalar que la presea Sentimientos de la Nación enarbola la lucha por la paz, la democracia, la defensa de los derechos humanos y, en general, a los más altos valores de la humanidad.

Eduardo López Betancourt fue denunciado por una exalumna de la UNAM al ser víctima de agresiones verbales y hostigamiento sexual; durante la audiencia en el Centro de Justicia Penal del Reclusorio Norte, el juez vinculó a proceso a López Betancourt y continúa su proceso en libertad.

Por otra parte, el pasado 25 de febrero, el Consejo Universitario de la UNAM destituyó a López Betancourt como presidente del Tribunal Universitario y lo suspendió provisionalmente como docente.

Muchas mujeres han callado por miedo a lo que le pueda llegar a hacer su agresor que puede ir desde intimidaciones verbales, golpes o hasta quitarles la vida; como es el caso de López Betancourt que continúa dando conferencias para buscar apoyo político y tratar de desvirtuar la declaración de la víctima.

De acuerdo con los datos más recientes del Instituto Nacional de Geografía y Estadística (Inegi), en los primeros seis meses de 2020, fueron asesinadas mil 844 mujeres por disparo de arma de fuego, maltrato físico, golpes o agresiones sexuales, entre otros.

Nunca más silencio.