En mi artículo del 30 de junio publicado en SDP (“Pruebas de clasificación hacia el 2024: ¿Adán Augusto como Checo Pérez?”), comentaba que mientras que Morena ya tiene a sus pilotos en etapa pre-clasificatoria, la oposición ni siquiera ha hecho acto de presencia en la pista de la carrera presidencial del 2024.

De acuerdo a la comentocracia y las últimas encuestas sobre intenciones de voto, Morena aventaja las preferencias electorales. Al igual que Red Bull, en este momento el equipo guinda defiende el campeonato de pilotos, y busca colocar en la cima del podio, una vez más, al mejor de sus representantes. La actual líder Claudia Sheinbaum, Marcelo Ebrard y Adán Augusto López, ya están sacando chispas sobre el asfalto.

El día de ayer, el gobernador de Aguascalientes, Martín Orozco, reunió a un grupo de exgobernadores del PAN, en un pretendido movimiento de disidencia interna que busca postular candidatos de trayectoria “intachable” para el 2024. En entrevista radiofónica con Oscar Mario Beteta, Carlos Medina Plascencia, uno de los asistentes a la reunión, comentó que no hay de qué preocuparse, porque la oposición se va a presentar a la carrera presidencial, “con la mejor Escudería”. Así lo dijo, literalmente. ¿Con qué Escudería estarán pensando ir los del PAN? ¿Qué le queda a la oposición?

Pugnas internas, lentos reflejos y reacciones tardías

El PAN de Marko Cortés, compitiendo por sí solo, se asemeja hasta ahora, a la Escudería Mercedes. En lo que va de este siglo, la escudería de las flechas plateadas ha sabido lo que es coronarse y refrendar el título, como lo hicieran en su momento Vicente Fox y Felipe Calderón. Sin embargo, en las últimas competencias estatales se ha rezagado, mostrando una gran falta de velocidad y potencia, tanto por los conflictos internos del equipo, como por la incapacidad para ajustar sus autos a los requerimientos y cambios de las últimas temporadas.

El PAN parece estar aún muy lejos de definir a los pilotos entre los cuales podría seleccionar a aquel, o aquella, que pudiera competir para la carrera presidencial del 2024. Tampoco se ve que estén dadas las condiciones en que podría acordarse una alianza con los otros partidos opositores que también participarán en la competencia.

Se mencionan nombres como el de Juan Carlos Romero Hicks, Ricardo Anaya, Santiago Creel, Mauricio Kuri, Francisco Domínguez, Mauricio Vila, Margarita Zavala, Lilly Téllez y Xóchitl Gálvez. Todos ellos con amplia trayectoria, pero en los que la Escudería pareciera no confiar pese a su amplia experiencia, tratándolos como novatos, al ni siquiera tenerlos en pits para que salgan a las clasificatorias; con miedo a que si salen a la pista, no tengan pericia y el adversario los saque en la primera vuelta.

Glorias del pasado

En la temporada F1 de 1994, el enemigo invencible era la Escudería Williams. Ganaba todas las carreras en todos los circuitos con su piloto estrella Ayrton Senna, hasta que sufrió un trágico incidente en su monoplaza.

A partir de entonces, la Escudería no fue lo mismo. Tuvo una crisis de identidad, desconfianza interna, descrédito y pérdida de preferencia entre las tribunas. Surgieron dudas sobre las condiciones de seguridad de sus monoplazas y de la guía técnica desde los pits. Aunque volvió a alcanzar el título, la Escudería perdió el halo de invencibilidad que la caracterizaba.

El PRI, al igual que la Escudería Williams, perdió en el 1994 a una de sus figuras emblemáticas, Luis Donaldo Colosio Murrieta. A partir de entonces, la caída del partido ha sido lenta pero permanente. Tan es así que está en riesgo de perder su máximo bastión en las elecciones del 2023, que es el Estado de México, además de Coahuila.

Si el PAN tiene problemas para seleccionar a su piloto titular, el PRI está en peores circunstancias. Su dirigente, “Alito” Moreno, arrastra descrédito y acusaciones que pueden acabar de hundir al partido, hasta complicar al extremo, una posible alianza con los otros partidos opositores, por su falta de competitividad individual.

Pese a lo anterior, se han asomado algunos pilotos de esta Escudería que pareciera que están ya listos para salir a pits y demostrar que tienen todas las facultades para enfrentar a cualquier competidor. Es el caso de Enrique de la Madrid, Beatriz Paredes, Claudia Ruiz Massieu, Alfredo del Mazo, y Alejandro Murat. Pero al igual que Mercedes, los dueños del equipo Williams los tienen demasiado “resguardados”, sin permitirles salir a probar sus autos, su dominio del volante y reconocer las condiciones de la pista, experimentándola. Además de ni siquiera mostrarse ante las tribunas para ser reconocidos y ganar popularidad. Como si esta se generara de la noche a la mañana.

El factor MC

La estirpe de aquel gran piloto citado de Williams, Ayrton Senna, aparece ahora en la figura del piloto de la esperanza, Luis Donaldo Colosio Riojas, que se distingue por su juventud y legado. No se le ha visto correr en un gran premio, solo en pistas locales, pero goza de gran simpatía en las tribunas y puede ser un factor determinante en el momento de la selección del piloto titular, si es que se forma la alianza de escuderías.

Luis Donaldo tendrá que demostrar si es capaz de conducir con destreza y pericia, un auto a velocidad DRS, por lo cual ya también es tiempo de que salga a la pista a calentar motores.

Por su parte, el otro posible representante de MC, Samuel García, enfrenta fuertes conflictos locales, y de salir a pista sería con “llantas de agua”. Enrique Alfaro parece no estar siendo considerado para las clasificatorias.

MC no tiene viabilidad para competir como una Escudería de altura en lo individual. Cuando mucho puede aspirar a un cuarto lugar, al igual que Alpine, que actualmente disputa ese puesto en el campeonato de escuderías.

Al mejor postor

El PRD, Partido Verde y PT, principalmente, como monoplazas típicamente rezagadas, pueden jugar a favor de algunos de los líderes de otras escuderías, de acuerdo a sus conveniencias. Como es el caso de Alfa Tauri, que es una franquicia de la Escudería dominante Red Bull, y que, de llegar a ser necesario, sirve para bloquear a los demás competidores y estorbar. Este tipo de escuderías son de apoyo, pero esperan su recompensa.

Jesús Zambrano, dirigente del PRD, recientemente mencionó nombres de posibles pilotos que pudieran representar a las escuderías de oposición, en la forma que estas finalmente decidan organizarse. Mencionó a Miguel Mancera, José Ramón Cossío, y Silvano Aureoles. Inclusive sin dar mayores detalles, incluyó como posible participante en el proceso, a Ricardo Monreal.

Como suele suceder, finalmente, el Partido Verde y el PT correrán a favor del mejor postor, y de sus propios intereses.

¿Qué representa Ferrari?

El PAN y el PRI, como Mercedes y Williams, a pesar de tener representantes que pudieran llegar a ser competitivos, por ahora no cuentan con el auto capaz de superar el dominio de Red Bull. Se necesitan ingenieros de primera línea que hagan los ajustes necesarios para poner a punto la maquinaria de los autos, bajo las condiciones actuales de la competencia.

Ambos equipos cuentan con pilotos que han demostrado capacidades suficientes para ser competitivos en un gran premio, pero se requiere una suma de esfuerzos en una Escudería que los impulse para ganar: Ferrari.

En la carrera presidencial hacia el 2024, los representantes de la oposición, si aspiran a un desempeño con posibilidades de triunfo, requieren ir en Alianza, como lo reclama la sociedad civil. Deben entender que solo a bordo de un Ferrari, su candidato tendría posibilidades de derrotar a cualquier piloto de Red Bull, que actualmente, es el líder y claro favorito.

Los pilotos de Morena se encuentran ya en la pista, ganando adeptos día a día, y lo mismo aparecen en redes sociales como Tik Tok, que en eventos públicos, con los motores afinados con tal soltura, que ya hasta los Comisarios de Carrera les han hecho llamados para reducir la velocidad. Mientras tanto, los de la oposición permanecen expectantes, extremando precauciones, sin acercarse a la pista, por considerarlo muy riesgoso, creando demasiadas expectativas sobre su proceso de selección, que no se sabe si podrán cumplir. Aducen que se presentó un inicio prematuro de la carrera. Pero no deben desconocer el hecho de que el banderazo de salida ya está dado, y que los favoritos están posicionándose estratégicamente.

La última encuesta de El Financiero confirma que los candidatos de Morena por su recorrido en la pista, van ganado tanto en reconocimiento en las tribunas como en dominio de pista. Y se han ampliado sus posibilidades de triunfo. Al tiempo que la oposición sigue esperando el momento “oportuno” para salir, y pierden preferencias.

Por evitar un incidente que los deje fuera de la competencia, la oposición permanece más como espectador, que como protagonista. El no salir a pista les está costando en distancia y tiempos, ante el reclamo de las tribunas que ya quieren verlos participar en sus clasificatorias. ¿Hasta cuándo? Al día de hoy, la Escudería guinda parece imbatible…