Nacional

Ordena SFP investigar posible corrupción en la mayor parte del sexenio de Peña Nieto

Enrique Peña Nieto.Archivo Cuartoscuro.

En seguimiento de una resolución de la SCJN, la SFP ordenó investigar poibles irregularidades entre 2013 y 2017 en funcionarios públicos. 

México.- La titular de la Secretaría de la Función Pública (SFP), Irma Eréndira Sandoval, ordenó iniciar investigaciones por posibles irregularidades, u actos de corrupción, cometidos entre julio de 2013 y julio de 2017, casi la mayor parte del sexenio del expresidente Enrique Peña Nieto

De acuerdo con el diario La Jornada, la funcionaria federal dio la instrucción en seguimiento de la resolución de la Segunda Sala en Materia Administrativa Laboral de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) respecto a la la contradicción de tesis 103/2020, que ella misma interpuso. 

En su resolución, la SCJN expuso "devolver la atribución para sancionar irregularidades administrativas graves a la autoridad que era competente para resolver el procedimiento disciplinario al momento de los hechos", con lo que se avala la revisión a realizar por la SFP.

En una circular atribuida a la secretaria Sandoval, se señala que, con el respaldo del máximo tribunal, se abre camino a la investigación de abusos vinculados a la corrupción estructural en el periodo de tiempo señalado, lo que permite también poner fin a la impunidad. 

Se pide realizar las investigaciones y los procedimientos  conforme a lo establecido en la Ley General de Responsabilidades Administrativas, que sustituyó el cuadro normativo vigente en el sexenio pasado, y sanciones en lo dispuesto por la Ley Federal de Responsabilidades Administrativas de los Servidores Públicos donde sea necesario. 

La SFP en el sexenio de Peña Nieto

Cabe recordar que el sexenio de Enrique Peña Nieto ha sido ampliamente señalado por posibles actos de corrupción, tanto en posibles omisiones de funcionarios, como de actuaciones ilegales o en contubernio con agentes externos. 

Cabe recordar que fue la SFP, a cargo entonces de Virgilio Andrade, fue la dependencia que en 2015 resolvió que no hubo irregularidad alguna en la compra de la llamada "Casa Blanca" de Angélica Rivera, cuyo propietario era una empresa vinculada a un contratista de su ahora exesposo.