El CICR reporta avances en el protocolo para la entrega de rehenes en Colombia

Bogotá, 28 feb (EFE).- El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) y el Gobierno de Colombia han logrado avances en el protocolo de seguridad para la puesta en libertad de los diez últimos uniformados que las FARC mantienen cautivos, confirmó hoy a Efe la portavoz de este organismo en Bogotá, María Cristina Rivera.

"Se ha avanzado en el protocolo de seguridad", apuntó Rivera, quien observó que las partes tienen como guía "un texto casi que estandarizado".

El documento básico es el mismo que el organismo ha manejado en las ocasiones anteriores de entrega de cautivos por parte de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), guerrilla que el pasado domingo anunció la entrega de los últimos uniformados que retiene, además de su renuncia al secuestro como fuente de finanzas.

Se trata de cuatro militares y seis policías secuestrados entre 1998 y 1999 en acciones rebeldes en distintas regiones de Colombia y que los insurgentes se propusieron entregar unilateralmente, en una fecha que no se conoce aún con certeza.

Rivera explicó a Efe que la delegación del CICR se reunirá de nuevo este miércoles con los funcionarios del Ministerio de Defensa responsables de gestionar el protocolo de seguridad.

"Son reuniones rutinarias, que hemos tenido permanentemente y que nos van a permitir dar los pasos previos para que, una vez se den fechas y lugares, se pueda reaccionar rápidamente", detalló.

La asesora de comunicación del CICR dejó claro que el protocolo es un texto que firman el CICR y el Ministerio de Defensa, pero que debe contar con la aprobación de las otras partes implicadas, es decir, las FARC y el Gobierno de Brasil.

Brasil aceptó facilitar nuevamente los helicópteros y tripulaciones indispensables para recoger a los secuestrados en las selvas de Colombia, en los lugares donde diga la guerrilla.

Antes de la reunión del CICR con el Ministerio de Defensa, el organismo humanitario recibió el lunes, en su sede de Bogotá, a la excongresista Piedad Córdoba, líder del grupo Colombianas y Colombianos por la Paz (CCP), y a Marleny Orjuela, presidenta de la asociación que reúne a las familias de los uniformados rehenes.

La antigua legisladora comentó a los periodistas a la salida de ese encuentro que calcula que en un mes pueda realizarse la operación humanitaria que devolverá a la libertad a esos policías y militares cautivos.

Córdoba ha facilitado la puesta en libertad unilateral, desde 2008, de una quincena de rehenes de las FARC, que se ha comprometido a entregar a los últimos diez a una misión encabezada por la activista Orjuela, portavoz de la CCP para estas gestiones.

0
comentarios
Ver comentarios