Nacional

PRD busca alianza con PRI y PAN para el 2021; descarta a Felipe Calderón y México Libre

Jesús Zambrano, líder del PRDMoisés Pablo / Cuartoscuro

Jesús Zambrano aseguró que la relación con Felipe Calderón quedó "muy desgastada" tras la elección de 2006

México.- El Partido de la Revolución Democrática (PRD) busca la formación de un gran bloque opositor de cara a la elección de 2021, pero Felipe Calderón y México Libre no están contemplados para formar parte de ella.

Así lo expresó a El Heraldo de México Jesús Zambrano, el recién electo presidente del PRD, quien se mostró abierto a hacer alianzas parciales con los partidos Revolucionario Institucional (PRI) y Acción Nacional (PAN), según la circunstancia de cada estado.

Así, podrían aliarse al PRI para las elecciones de gobernador al menos en Sonora, Tlaxcala y Zacatecas, mientras que para la renovación de la Cámara de Diputados buscarán una coalición con el PAN y Movimiento Ciudadano en 100 de los 300 distritos electorales, sin el PRI.

Sin embargo, consideró que la relación con Felipe Calderón “quedó muy dañada” tras el fraude electoral de 2006, y por ello no buscarán a México Libre en caso de que la asociación consiga su registro como partido político ante el INE.

Según lo cálculos de Jesús Zambrano, el PRD podría conseguir 90 escaños en la Cámara de Diputados en alianza con el PAN y hasta 120 si se une MC, partido que ya anunció a principios de mes que irá solo a todas las elecciones del año que entra.

PRD debió correr a AMLO desde 2009: Jesús Zambrano

Jesús Zambrano también habló del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO), a quien, en su opinión, debieron correr del partido desde 2009 pero le permitieron seguir acumulando poder.

En aquel año, recordó, López Obrador pidió a los militantes del PRD de Iztapalapa votar por ‘Juanito’, candidato del PT a la delegación, en una jugada que buscaba poner en el poder a Clara Brugada.

Además, recordó que el entonces jefe de Gobierno del Distrito Federal (hoy Ciudad de México), Marcelo Ebrard, era el favorito para obtener la candidatura perredista a la elección presidencial de 2012, pero “se echó para atrás” y le dejó el camino a AMLO.