22 de octubre de 2021 | 18:41
México

    Mueren 50 por ciento de las mujeres que sufren cáncer de ovario

    Compartir en

    * Se confunde con dolores por cólicos, colitis e inflamación: oncóloga

    Por Elizabeth Rodríguez Mora

    (Ampliación)

    México, 6 Feb. (Notimex).- La oncóloga Dolores Gallardo informó que debido a que el cáncer de ovario se detecta en etapas muy avanzadas, 50 por ciento de las mujeres que lo padecen mueren, por lo que es indispensable crear conciencia para reducir ese índice de fallecimientos.

    En entrevista con Notimex, la especialista adscrita al Departamento de Oncología Médica del Instituto Nacional de Cancerología señaló que esa patología representa la segunda causa de cáncer ginecológico en México, y que cada año se registran cuatro mil nuevos casos.

    La especialista lamentó que a pesar de que es una enfermedad catastrófica, pues el costo mensual del tratamiento es de unos seis mil pesos, no está considerada dentro del Seguro Popular.

    La también encargada del Proyecto ALAS de atención a las mujeres con cáncer de ovario en el mencionado instituto señaló que muchas mujeres confunden sus síntomas con cólicos menstruales o con colitis, así como amibiasis, pues la inflamación que ocasiona el tumor es en el bajo vientre.

    La también presidenta del Grupo Cooperativo de Investigación en Cáncer de Ovario y otros Tumores Ginecológicos de México explicó que por desgracia el cáncer de este tipo, a diferencia de el de mama y el cérvicouterino, es una enfermedad más letal.

    ?Ocasiona más muertes, pues la mitad, de quienes lo padecen mueren, es decir, dos mil pueden fallecer. Esto significa que cada día se registran dos casos nuevo de cáncer de ovario y de éstos, uno fallece?, refirió Gallardo Rincón.

    ?Si bien el cáncer de mama es el más frecuente, especialmente en los estados del norte del país, el cáncer de cérvix predomina en el sureste y el cáncer de ovario representa una tercera parte con relación a los de mama, pero es capaz de matar a más gente?, señaló.

    La oncóloga indicó que los tumores malignos de ese tipo se presentan en mujeres de 45 a 65 años de edad, pues se registra cuando empieza la menopausia, y a diferencia de otros padecimientos ginecológicos, del cáncer de ovario se ha hablado muy poco.

    ?Estamos muy acostumbrados a escuchar sobre cáncer de mama y cervico-uterino, pero el cáncer de ovario existe. Muchas mujeres que son diagnosticadas con esta enfermedad se sorprenden, debido a que ellas se practican el papanicolau periódicamente y nunca se les detectó?, abundó.

    La experta también señaló que se tiene la falsa información de que este estudio clínico puede diagnosticar cualquier tipo de cáncer ginecológico y no es así.

    Por eso a través del programa ALAS, que en el Instituto Nacional de Cancerología atiende a unas 200 mujeres, se lleva a cabo un trabajo de educación e información de la enfermedad, y en el marco del Día Internacional de Lucha contra el Cáncer, que se conmemoró el 4 de febrero, se reforzó esta acción.

    ?Se trabaja desde una trinchera que se llama Grupo de Investigación sobre Cáncer de Ovario, en conjunto con el Instituto Nacional de Cancerología y las instituciones más importantes del país, para redoblar esfuerzos en el que la mujer sepa que los síntomas del cáncer de ovario pueden ser digestivos y se confunden con colitis?, precisó.

    La especialista indicó que muchas mujeres están acostumbradas a tener ciertas molestias en la parte baja del abdomen, por lo que no ponen atención y atribuyen a dolores normales por cólicos de menstruación o premenstruales, colitis e inflamación, y esto sucede porque hay vecindad entre el recto y los ovarios.

    Pero la diferencia es que cuando se debe a lo anterior son síntomas intermitentes y se quitan, pero en el caso de cáncer de ovario puede ser un quiste que creció y que comprime el recto y da una molestia continua, explicó.

    ?Muchas mujeres por la alta prevalencia de amibiasis van con el gastroenterólogo, en vez se ir al ginecólogo; si tienen síntomas persistentes y si el especialista sospecha algo, deberá mandar a confirmar el diagnóstico?, instó.

    Dolores Gallardo destacó que si se diagnostica el cáncer en etapa temprana es mucho más fácil curarlo, pero el de ovario se diagnostica en etapa avanzada en todo el mundo, pues tres cuartas partes de las pacientes están en etapa clínica tres.

    Lo anterior representa que el tumor ha salido de la pelvis y llega a lo que es el peritoneo, que es a lo que cubre el intestino, y la mala noticia para México es que aquí se detecta en la última fase de tipo tres, que es de lo más avanzado y peligroso con un nivel de curación casi nulo.

    ?En etapas clínicas uno y dos, 90 por ciento se puede curar; cuando es terapia tres todavía se puede curar cuando se diagnostica temprano, se puede curar 70 por ciento y cuando esta enfermedad ya formó placas extensas en el peritoneo, que es la etapa tres avanzada, la curación disminuye a sólo 25 por ciento?, explicó.

    La oncóloga agregó que en los casos de etapa clínica cuatro, que es cuando el cáncer se ha ido a otras partes del organismo como el pulmón o hígado, la curación sólo es de cinco a 10 por ciento.

    Ante ello el objetivo de este grupo de investigación y educación, para hacer el diagnóstico oportuno, decirle a la gente que se deben hacer una ultrasonido transvaginal con método Dopler.

    ?Así como se hace la mujer un papanicolau, debe hacerse un ultrasonido trasvaginal con método Dopler, se debe hacer este chequeo porque aquellos quistes que se encuentran en el ovario no se van a desbaratar solos, si se trata de cáncer?, indicó.

    En el Instituto Nacional de Cancerología se puede practicar un ultrasonido transvaginal con método Dopler a quien tenga molestias o síntomas, y aquellas que tengan una dura sospecha, por ejemplo, como las mujeres que tengan antecedentes de cáncer de mama familiar, deben vigilarse más.

    Agregó que uno de los objetivos más importantes es que las pacientes reciban el mejor tratamiento, como es la mejor cirugía, porque representa la posibilidad curativa en primer lugar.

    ?Sin una buena cirugía no podemos curar ni controlar la enfermedad. Tenemos quimioterapia que reciben la mayoría de las pacientes, pues más de 80 por ciento son candidatas a esta terapia, que complementa la cirugía, y también se tiene interés de realizar la difusión de que este tipo de cáncer existe?, expresó.

    Dolores Gallardo Rincón añadió que en este programa participan especialistas del Instituto de Nacional de Cancerología, de organismos estatales de cáncer, como el Centro Médico Oncológico del Estado de México, y se impulsan guías para el tratamiento de cáncer de ovario.

    NTX/ERM/CHA