Nacional

UIF descongela 800 mdp a Kamel Nacif, involucrado en red de pederastia

Kamel Nacif Francisco Guasco/Cuartoscuro.

Santiago Nieto explicó que en estos casos sólo se pueden bloquear si hay una petición internacional o supranacional

México.- La Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) descongeló cuentas bancarias de Kamel Nacif por 800 millones de pesos, empresario acusado de estar involucrado en una red de pederastia y corrupción.

El titular de la Unidad, Santiago Nieto, reveló en conferencia de prensa que de 2019 a la fecha, han liberado las cuentas bancarias de 294 personas físicas y morales; entre ellas se encuentra el llamado “rey de la mezclilla”.

"Recientemente, el caso de Kamel Nacif, por ejemplo, fue un caso en el cual se liberaron 800 millones de pesos que se habían logrado congelar a las cuentas del señor Nacif, en temas vinculados no sólo con corrupción política, sino también con trata de personas"Santiago Nieto

Esto se logró por la jurisprudencia de la Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), que estableció que la UIF puede bloquear cuentas solo si es una petición internacional o supranacional, no una investigación local.

“Hemos planteado ante distintos tribunales colegiados de circuito que soliciten la facultad de atracción a la Suprema Corte, a efecto de que pueda volver a revisarse el criterio. Medina Mora en 2016 tenía un criterio completamente opuesto, en donde señalaba la constitucionalidad absoluta del precepto. Para 2018, que cambia el gobierno, cambia su criterio, y tenemos el resultado que ustedes conocen”Santiago Nieto

Nieto expresó preocupación por el criterio de algunos jueces de distrito y dijo que hay que llamar la atención sobre este hecho porque es como supeditar a la UIF a una organización internacional, “lo cual es un atentado a la soberanía”.

La UIF ya presentó las quejas correspondientes ante el Consejo de la Judicatura Federal (CJF) para evitar que delincuentes continúen en el sistema financiero mexicano.

Kamel Nacif está acusado de formar parte de una red de trata de personas junto con el exgobernador de Puebla Mario Marín y otros empresarios y políticos, delito que reveló la periodista Lydia Cacho en su libro Los demonios del Edén. Cacho además ha acusado a los involucrados de tortura.