Nacional

PRI plantea que Gobierno de México pague defensa de Salvador Cienfuegos

Salvador Cienfuegos.Mario Jasso / Mario Jasso

El PRI pidió que el Gobierno de México pague la defensa de Cienfuegos hasta que no sea encontrado culpable por la justicia nacional.

México.- El Partido Revolucionario Institucional (PRI) solicitó que la defensa del ex secretario de la Defensa Nacional, Salvador Cienfuegos Zepeda, se pague con dinero público, con la intervención del Gobierno de México.

El Comité Ejecutivo Nacional del PRI planteó que el gobierno de Andrés Manuel López Obrador intervenga para garantizar la protección y respaldo institucional del general de división en retiro, acotando que el dinero para esto salga de las arcas nacionales, y en caso de que el resultado sea desfavorable y se encuentre culpable a Salvador Cienfuegos, el dinero se devuelva a la Tesorería.

Este exhorto fue emitido por el PRI para evitar que las fuerzas armadas mexicanas queden en el desamparo y expuestas a ser víctimas de represalias por organismos policiacos y de inteligencia extranjeros. El exhorto fue dirigido para respaldar oficialmente a la Secretaría de la Defensa Nacional, la Secretaría de Marina y la Fuerza Aérea Mexicana.

Según los priístas, las fuerzas armadas cuentan con prestigio y confianza entre los mexicanos por lo que el Estado mexicano no puede ser insensible y debe apoyar a sus funcionarios y ex funcionarios en sus procesos judiciales en el exterior, hasta que se logre una resolución jurídica en territorio nacional.

El PRI adelantó que desde la Cámara de Diputados hará el llamado a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público para que intervenga el gobierno en la defensa de Salvador Cienfuegos.

En concreto, el Partido Revolucionario Institucional busca que se sufraguen los gastos legales de su proceso jurisdiccional en Estado Unidos mientras no sea declarado culpable por las autoridades mexicanas.

Salvador Cienfuegos fue detenido el 16 de octubre en el Aeropuerto Internacional de Los Ángeles. Sobre él pesan 4 cargos de conspiración para tráfico de drogas, ya que la Administración de Control de Drogas (DEA), asegura que el general apoyó a un ex operador de los Beltrán Leyva a crecer entre las filas del crimen organizado, a cambio de sobornos.