Nacional

Diputada se lanza contra las caricaturas que normalizaron el acoso

Denuncias en la ELD.@fatimaschiob

La diputada Geraldine Ponce acusó que algunas caricaturas normalizaron el acoso sin tomar en cuenta que genera un daño terrible en sus víctimas.

México.- La diputada federal de Movimiento Regeneración Nacional (Morena) en Nayarit, Geraldine Ponce, criticó a las caricaturas que normalizaron el acoso sexual y fueron o siguen siendo transmitidas en canales de televisión abierta y de paga.

En un mensaje publicado en su cuenta de Facebook la legisladora explicó que si bien la frase “el acoso es cultural” puede tener cierto grado de verdad, no significa que este delito sea correcto, y enfatizó que muchos mexicanos crecieron viendo diariamente situaciones de este tipo en las caricaturas que se transmitían, como Ranma y Dragon Ball.

La diputada aclaró que si bien en aquel momento parecía normal, ahora se sabe que genera molestia, incomodidad y miedo entre las víctimas, por lo que pidió que el acoso se castigue.

Entre las caricaturas que citó vía imágenes la diputada se encuentran Ranma ½, con Happosai acosando a Ranma transformado en mujer. También se encuentra el Maestro Roshi de Dragon Ball, ejerciendo violencia sexual sobre Bulma. 

Además se publicó una fotografía de Johnny Bravo bailando con una mujer y a Pele le Pew abrazando a Penélope Pussycat, además de Jacko y Wacko con una enfermera sexualizada. También se ve a Helga con Brainy, el joven que la perseguía constantemente, y a ella misma a su vez con fotografías de Arnold, chico del que estaba enamorada.

El mensaje de la diputada generó opiniones divididas. Hubo quienes culparon a las administraciones pasadas de permitir que este tipo de contenidos se transmitieran en horarios infantiles y exigieron que se castigue fuertemente el acoso, como la diputada exigió y señaló en su publicación de Facebook.

Otros más, sin embargo, argumentaron que las caricaturas no fomentan valores ya que estos se generan en casa, y acusaron que música como el reguetón dañan de igual manera a niños y niñas y no se hace mucho para prevenir su proliferación.