Nacional

Penalizar el aborto, discriminatorio y violatorio de derechos humanos: Reinserta

Una mujer despliega un pañuelo verde, símbolo de la lucha por la legalización del aborto, durante la conmemoración del Día Internacional de la Mujer en Palacio Nacional.Galo Cañas / Cuartoscuro

La ONG se mostró a favor de un Código Penal único que garantice la interrupción legal del embarazo a nivel federal.

La Organización No Gubernamental Reinserta se pronunció este viernes a favor de la creación de un Código Penal único a nivel nacional en el que se pueda plasmar el derecho a la interrupción del embarazo y con ello reconocer la dignidad y autonomía de las mujeres, una medida planteada en días pasados por Olga Sánchez Cordero, secretaria de Gobernación.

Además, recalcaron que penalizar el aborto resulta abiertamente discriminatorio y viola los derechos humanos de las mujeres al dejarlas sin la oportunidad de decidir sobre sus propios cuerpos y desarrollo personal.

En un comunicado, la asociación avaló “la alternativa de la creación de un Código Penal Único para blindar a nivel nacional la criminalización de la interrupción del embarazo y la consecuente revictimización de la mujer”.

Esto, toda vez que negar el acceso a un aborto seguro atenta contra sus derechos más fundamentales y pone a las mujeres en una situación de criminalización y vulnerabilidad, especialmente a niñas y adolescentes.

Además, resaltaron que cerca de 5.6 por ciento de personas en reclusión en México son mujeres y, si bien los delitos que las llevaron a esta condición son diversos, “no así las circunstancias que convergen en torno a la vida de una mujer en prisión: la violencia, el abandono, la pobreza o el machismo recalcitrante son una constante”.

“Las mujeres afrontan diversas condiciones que las ubican en una posición de vulnerabilidad y a lo largo de la historia se han emprendido múltiples luchas para lograr la visibilidad de la problemática y la reducción de la brecha en el acceso y ejercicio de derechos”

En este sentido, Reinserta recalcó que “el dictamen de reforma constitucional del Estado de Nuevo León representa un enorme retroceso en esa complicada lucha por los derechos de las mujeres. Si bien es cierto el Código Penal no fue modificado, la reforma aprobada cierra la puerta a la emisión de leyes que garanticen el acceso de las mujeres al aborto seguro, pues las mismas resultarían inconstitucionales”.

“En un país como México, que según datos de la OCDE ocupa el primer lugar en embarazos en adolescentes y en el que cada hora ocurren entre 3 y 4 violaciones; las leyes que penalizan y restringen indebidamente el aborto y las políticas basadas en estereotipos anticuados, constituyen un riesgo para la vida y la integridad de las mujeres”, remata el texto.