Nacional

Sedena desvió 240 mdp a empresa fantasma durante sexenio de Peña Nieto

Soldados durante acto en 2015Isabel Mateos/Cuartoscuro.

DRM Aceros Internacional se constituyó como empresa en septiembre de 2012 y apenas unos meses después obtuvo su primer contrato con el gobierno.

México.- La Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) desvió más de 240 millones de pesos a una empresa fantasma durante el gobierno de Enrique Peña Nieto. 

De acuerdo con una investigación del diario El País, entre 2013 y 2016 el Ejército mexicano aprobó compras por adjudicación directa a la empresa DRM Aceros Internacional, misma que se constituyó en septiembre de 2013 en Tlalnepantla, Estado de México (Edomex), y apenas dos meses después ya tenía su primer contrato con el gobierno mexicano. 

DRM Aceros Internacional vendía insumos para la fabricación de instrumentos como cañones, lanzagranadas, fusiles y granadas de mano.  

Entre las operaciones irregulares detectadas por la Auditoría Superior de la Federación (ASF), destaca la compra de 30 mil piezas de barras de acero en enero de 2015, donde además de simular competencia con otras dos empresas involucradas en la licitación pública, los materiales se vendieron a sobreprecio, pues el precio promedio era de 8.3 millones de pesos y la Dirección de Industria Militar terminó pagando 26.7 millones de pesos. 

El esquema de invitación restringida para los contratos otorgados fue justificado por las autoridades militares del sexenio pasado, como una medida de prevención debido a que no todas las empresas cumplen con las especificaciones necesarias para los materiales bélicos. 

El reporte indica que la Sedena pasó de 270 millones de pesos en asignación directa en 2013, a 3 mil 270 millones de pesos para 2018, el último año de gobierno de Enrique Peña Nieto. 

Por la Dirección encargada de gestionar las adjudicaciones pasaron dos mandos, los cuales actualmente se encuentran retirados. En octubre de 2019, DRM Aceros Internacional fue inhabilitada y sancionada con una multa de 98 mil pesos.