Nacional

Vestido que lució Beatriz Gutiérrez en el Segundo Informe de Gobierno es de marca mexicana

Beatriz Gutiérrez MüllerEFE

El vestido rosa mexicano es creación de Ángel y Silvia Mussi, quienes en 2019 habrían donado otro atuendo a Gutiérrez Müller para las fiestas patrias

La escritora Beatriz Gutiérrez Müller robó miradas este martes, con el colorido atuendo que lució en el Segundo Informe de Gobierno de su esposo, el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Pero más allá de los comentarios sobre el vibrante color de su vestido, lo que ha llamado más la atención es el precio y la marca del atuendo que eligió para tan importante ceremonia.

En 2019, la también profesora universitaria decidió acudir al primer Informe de Gobierno presidencial con un sobrio atuendo en color negro, pero este año decidió dar un giro de 180 grados, optando por un vestido rosa mexicano.

El atuendo es creación de la marca Mussi, que de acuerdo con una búsqueda en internet, tiene un precio de 3 mil 98 pesos y por el momento se encuentra agotado.

El periodista de sociales, Alberto Tavira, reveló que el atuendo habría sido donado por los mexicanos Ángel y Silvia Mussi, dueños de la casa de modas.

“Esta firma de ropa económicamente accesible, fue la misma que obsequió el vestido verde que usó la doctora Beatriz durante la ceremonia de El Grito de Independencia en 2019”Alberto Tavira, periodista

Ante ello, hay quienes no han perdido la oportunidad para señalar los contrastes entre Gutiérrez Müller y la ex Primera Dama, Angélica Rivera, quien durante el sexenio de Enrique Peña Nieto dio mucho de qué hablar por el millonario costo de los atuendos que lucía en las ceremonias oficiales.

Por ejemplo, en 2014 la también actriz de telenovelas se dejó ver en la celebración del 16 de septiembre con un vestido rojo de la firma Oscar de la Renta, cuyo costo era de 8 mil dólares, es decir, casi 174 mil pesos mexicanos en la actualidad.

El siguiente año, ‘La Gaviota’, lució en las mismas fechas un espectacular vestido de color marfil y dorado cuyo precio estimado era de 4 mil (casi 87 mil pesos), lo que contrastaba con la política de austeridad que Peña Nieto había anunciado por a la crisis económica de entonces.