General Motors espera que alianza con PSA permita devolverle el beneficio a Europa

GM adquirirá el 7 % del capital de PSA, mientras que la francesa tendrá que proceder a una ampliación de capital con derecho preferente de suscripción de aproximadamente mil millones de euros

El fabricante de automóviles estadounidense General Motors (GM) confió hoy en que la firma de una alianza estratégica con el francés PSA le permita volver a registrar beneficios en Europa, donde lucha por mantener a flote a su filial Opel/Vauxhall.

El presidente de GM, Dan Akerson, indicó hoy en un comunicado que 'la alianza permitirá sinergias, que se suman a planes independientes, para posicionar a GM en el beneficio a largo plazo en Europa', donde la crisis de la deuda ha lastrado su recuperación.

El fabricante automovilístico francés PSA, responsable de las marcas Peugeot y Citroën, y GM, dueño en Europa de Opel, anunciaron hoy una 'alianza estratégica mundial', que convertirá al gigante de Detroit en el segundo accionista del grupo galo con el 7 % del capital.

El volumen conjunto de compras a través de esta nueva alianza ascenderá a los 125.000 millones de dólares y supondrá, según los cálculos de GM, un ahorro de 2.000 millones de dólares anuales en cinco años.

El acuerdo servirá principalmente para compartir la arquitectura y desarrollo de vehículos, mejoras a nivel logístico, así como para ahorrar costes en el abastecimiento de componentes y tecnologías, algo que ayudaría a ambas a capear la crisis de ventas en Europa.

GM Europa fue la filial del gigante de Detroit que cerró 2011 con mayores pérdidas, concretamente unos números rojos de 700 millones de dólares, que sin embargo supusieron una mejora frente a la fuerte caída de los resultados de 2010 en el Viejo Continente.

La multinacional estadounidense, dueña de Chevrolet, su marca más internacional y consolidada, ha resurgido con fuerza tras declararse en bancarrota en 2009 y aceptar el rescate del Gobierno estadounidense, que aún posee el 32 % de las acciones.

Inicialmente, la alianza de GM con Peugeot y Citroën estará enfocada al desarrollo de turismos de pequeño y mediano tamaño, monovolúmenes y crossover, mientras que ambos considerarán el desarrollo conjunto en el futuro de tecnologías de bajas emisiones.

'Esta alianza fortalece pero no reemplaza los esfuerzos de cada una de las compañías por separado para que sus operaciones europeas vuelvan al beneficio sostenible', indicaron ambas empresas en un comunicado conjunto.

Para GM su principal preocupación para consolidar su ritmo de recuperación es Opel, cuya producción real está muy por debajo de su capacidad, aunque esta alianza podría ser una buena noticia para la empresa con base Alemania, ya que se beneficiaría del ahorro de costes ligado a las economías de escala.

0
comentarios
Ver comentarios