miércoles 17 de julio de 2019 | 04:30
Nacional

Fail: Alfonso Romo tuvo que sentarse 'como Horacio' por error de logística

Alberto Rodríguez mié 24 abr 2019 21:19
Alfonso Romo, jefe de la Oficina de la Presidencia.
Alfonso Romo, jefe de la Oficina de la Presidencia.
Foto propiedad de: Galo Cañas / Cuartoscuro

El jefe de la Oficina de la Presidencia pasó un momento incómodo, literalmente.

México.- Alfonso Romo, el jefe de la Oficina de la Presidencia de la República, pasó un momento incómodo (literalmente) durante la inauguración de la Feria Aeroespacial México 2019, debido a que tuvo que compartir su asiento con un par de secretarios de Estado ante la falta de espacio.

Un par de imágenes constatan que el regiomontano, uno de los hombres más cercanos al presidente Andrés Manuel López Obrador, se sentó en medio de dos sillas en el evento oficial, organizado por la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) en la Base Militar Aérea de Santa Lucía, Estado de México. 

Puedes leer: Querétaro lleva comitiva a la Feria Aeroespacial México 2019

Debido a una falla en la logística, Romo tuvo que sentarse en medio de Luisa María Alcalde y Marcelo Ebrard, secretarios del Trabajo y de Relaciones Exteriores, respectivamente, robándole un poco de espacios a ambos miembros del gabinete.

El hecho no pasó desapercibido en redes sociales, donde varios usuarios compartieron las fotografías y se mofaron del error de organización que, si bien generó sonrisas y algunas burlas, no afectó el desarrollo de las actividades.

Anuncia AMLO inicio de obras en Santa Lucía

El evento sirvió al presidente Andrés Manuel López Obrador para anunciar que la próxima semana darán inicio las obras de construcción de una terminal aérea en la base militar de Santa Lucía, que sustituirá al Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM) que el gobierno de Enrique Peña Nieto comenzó a construir en Texcoco durante la pasada administración. 

Recomendamos: Confirma AMLO inicio de obras del aeropuerto de Santa Lucía

Se trata, explicó, de una mejor opción que el NAICM de Texcoco, pues el suelo es “tierra firme” y hay más espacio para futuras expansiones en caso de ser necesario. “Hay la extensión suficiente aquí. Esta base aérea tiene cerca de tres mil hectáreas, el aeropuerto actual de la Ciudad de México son 600 hectáreas. Estamos hablando de cinco veces la superficie del actual aeropuerto de la Ciudad de México”.