Sonora

Maestros denuncian amenazas con armas por parte de alumnos de secundaria

Los profesores aseguraron que frecuentemente encuentran sus automóviles con llantas ponchadas, vidrios rotos o hasta con amenazas en su contra pegadas en el parabrisas.

Saltillo, Coahuila.- Maestros de la escuela secundaria “Federico Berrueto”, en Saltillo, Coahuila, denunciaron ser víctimas de acoso e intimidación por parte un grupo de sus alumnos, quienes los han llegado a amenazar incluso con armas blancas y hasta con una pistola.

Los profesores aseguraron que frecuentemente encuentran sus automóviles con llantas ponchadas, vidrios rotos o hasta con amenazas en su contra pegadas en el parabrisas.

Los docentes fueron consultados por el diario Zócalo de Saltillo, donde pidieron guardar el anonimato, ya que, aseguraron, se sienten totalmente indefensos ante los alumnos “banda” de la escuela

De acuerdo con los profesores, los alumnos se molestan por obtener una baja calificación, porque se les exige la entrega de tareas o porque los maestros hablan con sus padres, por lo que han recurrido a agredir y amenazar a los profesores.

Debido a las leyes de protección a la infancia y por virtud del derecho constitucional a la educación, los maestros dijeron sentirse atados de manos, ya que los jóvenes no pueden ser suspendidos o expulsados del plantel, por lo que su única opción es documentar un expediente de los hechos delictivos que comete el estudiante.

Los maestros mencionaron el caso reciente de un alumno, mismo que fue grabado en un video sexual con una joven, de quien se sabe que además organiza peleas dentro de la escuela, pero, al intentar actuar en su contra, explicaron, el muchacho sacó una pistola y los amenazó.

“Desde hace tiempo dijimos en la Sedu (Secretaría de Educación de Coahuila) lo que pasaba. La Secretaría sabía que el estudiante nos tenía amenazados y nunca hicieron nada”, reclamó uno de los docentes.

El titular del Departamento Jurídico de la Sedu explicó, sin embargo, que el derecho a la educación es constitucional y por tanto deberá prevalecer, pues “nosotros no queremos reprimir a un niño que tiene problemas”.

Con información de Excélsior.