Nuevo León

Intenta adoptar a perro como su hijo

PerroLenka Novotná / Pixabay

Una mujer en Nuevo León quería adoptar legalmente a su perro Octavio, petición que fue rechazada por dos jueces.

México.- Una mujer intentó adoptar a un perro como su hijo en Nuevo León para otorgarle sus apellidos así como todos los derechos legales, petición que le fue negada dado que las leyes sólo amparan la adopción de personas.

A través de un escrito que se presentó ante la Jurisdicción Voluntaria, el juez segundo de Juicio Familiar Oral del Primer Distrito de Nuevo León desechó la petición de adopción para el perro Octavio, por lo que la mujer presentó un amparo que fue resuelto en su contra, recupera el diario El Universal.

Sin embargo, la propietaria de la mascota argumentó que tiene derecho a considerar a Octavio un miembro de su familia, a que este sea protegido como tal y señaló que las leyes existentes son insuficientes para garantizarle esta protección.

La mujer también dijo que el rechazo a su petición para adoptar al perro Octavio como hijo trasgrede su derecho al libre desarrollo de su personalidad, argumento que el Juez Segundo de Distrito en Materias Civil y de Trabajo descartó.

El juez señaló que incluso si no adopta al perro como un hijo, la mujer no queda impedida para cuidarlo como parte de su familia y mucho menor para decidir sobre la posesión de su mascota, además de recalcar que la adopción sólo garantiza dicho derecho para las personas y no para los animales no humanos.

Por otra parte, la mujer también dijo que la negativa afecta su derecho a la salud mental porque se la somete a una crueldad emocional dado que se equipara al perro con una objeto, cuando para ella supone un apoyo emocional y se le priva de seguridad jurídica, por lo que al propio animal también se le viola el mismo derecho.

El juez replicó que el Estado garantiza el derecho a la salud mediante el desarrollo de políticas públicas, controles de calidad a servicios de salud e identificación de los principales problemas en salud pública, pero no la adopción legal de animales como hijos tal como si se tratase de personas.