CDMX

CDMX sigue en semáforo naranja, pero restaurantes podrán cerrar a las 11 de la noche

Campaña contra el Covid-19Cuartoscuro

La jefa de Gobierno señaló que los nuevos casos de coronavirus van a la baja, pero aún no se transitará a la fase amarilla

México.- La jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, dio a conocer que el Semáforo Alerta Covid-19 en la capital del país permanecerá en la fase naranja del 7 al 13 de septiembre.

Sin embargo, señaló que han analizado la evolución de la pandemia de coronavirus en la entidad y determinaron que se pueden ampliar las actividades económicas y los horarios en que dan servicio algunos establecimientos mercantiles.

En conferencia de prensa, la mandataria indicó que la semana pasada se registró un pequeño incremento en las hospitalizaciones, pero en los últimos días la tendencia volvió a la baja “y ya comenzó a disminuir la ocupación de camas”.

En este momento, explicó, hay 673 camas de terapia intensiva ocupadas, cuando el número durante el momento más duro de la pandemia, a principios de junio, casi llegaba a las mil 200.

Además, mostró que, de acuerdo con el modelo epidemiológico elaborado al principio de la Emergencia Sanitaria, la ciudad nuevamente superó los contagios estimados durante la semana que está por terminar.

Claudia Sheinbaum agregó que a partir del 7 de septiembre se ampliarán los horarios en varios negocios de la Ciudad de México, empezando por los restaurantes, que podrán operar hasta las 23:00 horas; además, la industria de la construcción podrá trabajar los sábados, pues hasta ahora solo operaba de lunes a viernes.

Asimismo, se acordó que los centros comerciales, tiendas departamentales y pequeños comercios podrán cerrar a las 6:30 de la tarde, extendiendo así 90 minutos su horario de servicio.

En el caso de los comercios ubicados en el Centro Histórico de la ciudad, también se amplió el horario hasta las 6 y media de la tarde, y además se terminará el esquema que se mantuvo vigente por las últimas semanas, en el que sólo se permitía la operación de la mitad de los establecimientos por día.