CDMX

Vecinos de Iztapalapa usan calcetines como filtro ante mala calidad del agua

Niño con cubetasGraciela López / Cuartoscuro

En la colonia Leyes de Reforma no ha habido servicio regular desde más de un año, denuncian vecinos

México.- Vecinos de la colonia Leyes de Reforma Segunda Sección, ubicada en la alcaldía capitalina de Iztapalapa, denunciaron que la zona experimenta falta de agua desde hace más de un año y, cuando llegan a tener el líquido, su calidad es tan mala que prefieren no usarlo para evitar problemas de salud.

De acuerdo con un reportaje transmitido en Telediario, el agua que abastece el Sistema de Aguas de la Ciudad de México (Sacmex) suele tener muy mal olor y su color deja en evidencia que no es apta para consumo humano.

Debido a esto, algunos vecinos han tenido que instalar filtros improvisados con calcetines u otras telas, a fin de eliminar un poco de los residuos sólidos y elevar un poco su calidad.

Ante esta situación, se ven obligados a organizarse y pedir pipas de agua potable a empresas particulares, un servicio que va de los 800 a los 3 mil pesos, de acuerdo con el distribuidor y la cantidad de líquido entregado.

Además, explicaron que han denunciado la situación en diversas ocasiones con autoridades de la alcaldía y del gobierno central, sin que hasta este momento nadie haya podido dar solución al problema que enfrentan día a día.

Agua en Iztapalapa ni para lavar trastes, denuncia vecina

Una vecina de la zona, identificada como Rosa, narró a las cámaras del noticiero que el agua que reciben “nunca ha sido de buena calidad” y en realidad “no se puede hacer nada” con ella, lo que les tiene “hartos” y obliga a gastar mucho dinero.

“No sirve, no podemos ni lavar los trastes, bañarnos. Tenemos niños, a ellos les puede dar una infección estomacal”Rosa, vecina de Iztapalapa

La ciudadana también lamentó que las autoridades no hagan algo por regularizar el servicio pese a que se vive una Emergencia Sanitaria por Covid-19 y las recomendaciones indican que se deben lavar las manos constantemente para evitar la propagación del virus.

“Tenemos que comprar garrafones de agua para que tengamos para los alimentos, para los trastes, y definitivamente la economía no está ahorita para eso”, remató.