Internacional

Afirma Putin que ejército ruso es "invencible" en conmemoración del Día de la Victoria

Día de la Victoria en MoscúAlexei Druzhini / Efe

El presidente ruso encabezó la ceremonia para conmemorar 75 años de la victoria sobre la Alemania nazo en la Segunda Guerra Mundial.

El presidente de la Federación Rusa, Vladimir Putin, afirmó que su país es “invencible”, a 75 años de que el ejército de la Alemania Nazi se rindiera incondicionalmente ante el ejército de la Unión Soviética marcando el fin de la Segunda Guerra Mundial en el frente europeo.

El mandatario encabezó este 9 de mayo una celebración por el Día de la Victoria que estuvo condicionada por la pandemia de Covid-19 y obligó al gobierno a cancelar la mayoría de las actividades programadas, incluyendo el tradicional desfile militar con el que Moscú presume al mundo su capacidad bélica.

El gobierno de Putin tenía la intención de invitar a decenas de mandatarios de todo el mundo para la ocasión en un movimiento que buscaba reforzar sus lazos con occidente, pero las circunstancias no permitieron grandes festejos.

“Sabemos y creemos firmemente que somos invencibles cuando estamos juntos”, expresó Putin en un discurso para recordar a 27 millones de soviéticos que perdieron la vida en el más grande conflicto armado en la historia, incluyendo 8 millones de soldados.

Moscú celebra 75 años de la victoria sobre la Alemania nazi

Esta es la primera vez desde 1995 que Moscú no ve un desfile militar por el Día de la Victoria, celebración que se conmemora en otros países el 8 de mayo de debido a la hora exacta en que Alemania firmó su rendición (22:43 horas en Europa central, 0:43 en Moscú).

A diferencia de otros años, no se invitó a veteranos de la Gran Guerra Patria para no exponerlos al coronavirus, y Putin colocó completamente solo la tradicional ofrenda foral en la llama eterna del soldado desconocido.

Lo que si se llevó a cabo de manera regular fue el desfile aéreo, en el que participaron decenas de aviones de combate rusos haciendo formaciones especiales ante la mirada de miles de moscovitas desde sus balcones.

En Bielorrusia, considerada por algunos “la última dictadura en Europa”, el presidente Alexandr Lukashenko ordenó la celebración de un desfile militar para la ocasión desatendiendo las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

“Aunque este año la parada militar en Minsk será la única en el espacio postsoviético, se hará para honrar a todos los soldados soviéticos que liberaron al mundo del nazismo”, señaló el mandatario, quien gobierna desde 1994 con altos niveles de popularidad pero también bajo acusaciones de autoritarismo.