Internacional

Venezuela podría privatizar su petróleo

Nicolás Maduro podría privatizar el petróleo de VenezuelaYuri Cortez / AFP

El petróleo de Venezuela ya no sería monopolio del Estado, se abriría a las petroleras extranjeras para aliviar la deuda del país.

México.- El gobierno de Venezuela podría tomar la decisión de privatizar su petróleo para enfrentar las sanciones y el colapso de su economía.

Representantes del presidente Nicolás Maduro han mantenido charlas con la rusa Rosneft, la española Repsol y la italiana Eni con el objetivo de que accedan al control de las hasta ahora, petroleras estatales para reestructurar parte de la deuda de Petróleos de Venezuela (PDVSA) a cambio de otorgarles activos.

El banco central venezolano calcula que las finanzas de la petrolera estatal están destrozadas porque sus reservas han alcanzado el punto más bajo en 30 años.

De acuerdo con el reporte de Bloomberg, incluso si se alcanzaran los acuerdos con las empresas extranjeras, Venezuela debería reforma su legislación, además de que por el momento existen desacuerdos respecto a cómo financiar las operaciones.

Venezuela enfrenta las sanciones económicas de EU

Un problema adicional son las sanciones económicas de Estados Unidos que impiden a las empresas del país a que lleven a cabo negociaciones con el régimen de Nicolás Maduro, lo que ha llevado a que las mismas no inviertan en Venezuela.

Para el Departamento del Tesoro estadounidense, el cambio en la política necesita que Juan Guaidó sea quien la culmine debido a que es el presidente de la opositora Asamblea Nacional.

La disputa en la Asamblea Nacional de Venezuela entre la oposición y Nicolás Maduro se mantiene, pues el presidente está interesado en imponer un representante afín para que impulse el cambio en la legislación que dé paso a la privatización de la industria petrolera.

Petróleos de Venezuela ha solicitado a las compañías nuevos inversores para que en caso de pasar la propuesta, se pague por el flujo operativo e incluso se ha abierto la posibilidad de que la deuda de la petrolera se distribuya de forma equitativa entre las compañías que participen en la privatización.