Internacional

Acusa EU por narcotráfico a Ramón Pequeño y Cárdenas Palomino, excolaboradores de García Luna

Luis Cárdenas PalominoLuis Carbayo /Cuartoscuro

Autoridades de Estados Unidos acusaron a los ex colaboradores de García Luna, de cooperar en las acciones criminales del Cártel de Sinaloa.

México. - Luis Cárdenas Palomino y Ramón Pequeño García, dos de los principales mandos de la Policía Federal (PF) cuando dicho organismo hoy extinto era comandado por Genaro García Luna, en el sexenio de Felipe Calderón, fueron acusados por el Departamento de Justicia de Estados Unidos por el delito de narcotráfico.

Así lo informó la periodista estadounidense, Ginger Thompson, quien reveló que las autoridades señalan a los ex colaboradores de García Luna, de haber recibido dinero como sobornos, por parte de grupos del crimen organizado, en particular del Cártel de Sinaloa.

De la misma forma, la comunicadora que fue quien informó como primicia la detención de García Luna en diciembre del año pasado, refirió que ambos exfuncionarios fueron acusados por el Departamento de Justicia por conspirar para traficar cocaína.

Al respecto, Thompson destacó que el gran jurado encargado del caso, encontró que en lugar de trabajar con la intención de frenar las acciones de los grupos delincuenciales, Pequeño García y Cárdenas Palomino “estuvieron colaborando (con los cárteles) y aceptando sobornos de ellos”.

De la misma forma, reportó que el Departamento de Justicia de Estados Unidos emitió un comunicado por medio del cual detalló que se presentaron tres cargos de tráfico de cocaína en contra de los dos ex funcionarios de seguridad.

En dicho informe oficial, se expone que tanto Cárdenas Palomino como Pequeño García, a quienes se reconoce como ex oficiales mexicanos de alto nivel que trabajaron bajo García Luna durante este tiempo, recibieron cada uno millones de dólares en sobornos por parte del Cártel de Sinaloa.

Además, se asentó que los imputados, abusaron de sus puestos no solo para permitir que el grupo criminal tuviera un “paso seguro para sus envíos de drogas”, sino que colaboraran con los delincuentes al proporcionarles información confidencial de las fuerzas del orden sobre investigaciones que se hacían sobre ellos y otras células delictivas rivales.

Con información de ProPublica y Aristegui Noticias