Internacional

Papa Francisco: Nadie perderá su trabajo en El Vaticano por la pandemia

Papa FranciscoAFP

El Vaticano se ha visto orillado a recurrir a los fondos de reserva e implementar algunas de las medidas de austeridad que jamás se habían visto.

El papa Francisco aseguró este lunes 21 de diciembre que a pesar de que las finanzas de la Santa Sede han sido golpeadas por pandemia causada por la pandemia de coronavirus Covid-19, nadie perderá su empleo en El Vaticano.

“Ustedes son lo más importante aquí. Nadie se queda fuera, nadie perderá su trabajo”Papa Francisco

La crisis por la pandemia causada por el coronavirus Covid-19 ha dañado las finanzas del Vaticano y como consecuencia de ello, la Santa Sede se ha visto orillada a tomar capital de los fondos de reserva e implementar algunas de las medidas de control de costos más estrictas que jamás se habían visto en dicho lugar.

“Nadie debería sufrir los desagradables efectos económicos de esta pandemia (...) Tenemos que trabajar más duro para resolver este problema, que no es fácil. No hay una varita mágica. Tenemos que seguir adelante como una misma familia”Papa Francisco

Trabajo en El Vaticano

Entre los trabajos que existen en El Vaticano destacan: los departamentos administrativos, así como también jardineros, bomberos, policías, trabajadores de mantenimiento y en los diferentes puestos como parte de sus museos de fama mundial.

Tan solo en el 2019, El Vaticano recibió aproximadamente 7 millones de visitantes en los Museos Vaticanos, pero debido a la pandemia por el Covid-19, el flujo de visitantes cayó abruptamente, lo que repercutió en sus finanzas.

Los museos representan la fuente más sólida de ingresos para El Vaticano con un estimado de 100 millones de dólares al año; No obstante, como parte de las medidas restrictivas de la primera ola de la pandemia, todos los museos cerraron por tres meses en la primavera boreal. Para el verano se tomó la decisión de reabrirlos para un número limitado de visitantes durante, pero cerraron nuevamente cuando la segunda ola golpeó a Italia.

A principios de este año, como medidas de austeridad ante la baja en los ingresos, los principales administradores de El Vaticano ordenaron congelar las promociones, contrataciones y prohibieron las horas extraordinarias, los viajes y los grandes eventos.