La guerra entre Rusia y Ucrania llega a su día 715 desde su comienzo el pasado 24 de febrero de 2022, cuando el presidente ruso Vladimir Putin ordenó una “operación militar especial” para liberar a la población prorrusa de la región ucraniana de Donbás.

Hoy jueves 8 de febrero 2024, Ucrania espera más municiones del Occidente a vísperas del segundo aniversario de la guerra, mientras busca infligir daños sistemáticos a Rusia, según Volodímir Zelenski.

En el frente, bombardeos masivos, combates callejeros y destrucción generalizada. Las autoridades ucranianas dibujan un duro balance de los combates en curso en Avdiivka, epicentro de la batalla en el este del país, que Moscú intenta conquistar desde hace meses.

Desde finales de enero se ha ido degradando la posición de las defensas ucranianas en esta ciudad industrial, frente a unas tropas rusas que en octubre lanzaron su ofensiva para tratar de rodear por completo la localidad.

El martes ya habló de una situación “crítica” en ciertos barrios, y el 24 de enero reportó “combates callejeros”, con soldados rusos dentro de la ciudad.

Días más tarde, el presidente ruso, Vladimir Putin, se felicitó de que su ejército hubiera “alcanzado los alrededores” y se hubiera apoderado de casi 20 casas en Avdiivka.

Esta malas noticias para Kiev se producen cuando en el Congreso de Estados Unidos sigue bloqueado un nuevo paquete de ayuda militar, muy necesitado por las tropas ucranianas a pocos días de que se cumplan dos años de la invasión rusa.

Buena parte de la ciudad de Avdiivka se encuentra actualmente destruida. Su valor estratégico es limitado, pero se ha convertido en un nuevo símbolo de la resistencia ucraniana.

Más allá de Avdiivka, las fuerzas ucranianas están bajo presión en el noreste, en la zona de Kupiansk, y alrededor de Bajmut, ciudad conquistada por las fuerzas rusas el pasado mayo después de más de un año de combates que se saldaron con decenas de miles de muertos.

Las grandes ciudades del país, incluida Kiev, son blanco habitual de ataques nocturnos rusos, a base de drones y misiles.

Exclusión del candidato por la paz deja a Vladimir Putin sin rival en las elecciones presidenciales 2024

La Comisión Electoral Central (CEC) rusa rechazó el registro del opositor al Kremlin Boris Nadezhdin a los comicios presidenciales que se enfrentaría con Vladimir Putin debido a los errores detectados en más del 15 % de las firmas que remitió el 31 de enero para postular su candidatura.

Dictaminó que Nadezhdin presentó 95.587 signaturas válidas, cuando necesitaba 100 mil para el registro, al contar con el apoyo de un partido sin representación parlamentaria (Iniciativa Ciudadana).

En particular, estableció que el equipo del opositor cometió diferentes errores de forma, entre los que figurarían once almas muertas, al utilizar bases de datos no actualizadas.

“No se debe cruzar la frontera en la que en las listas en favor de los candidatos aparecen personas ya fallecidas”, aseguró Nikolái Buláev, subjefe de la CEC.

Además, algunos de los recolectores de firmas no estaban autorizados para ello por notario o se identificaron incorrectamente, menudencias que el equipo de Nadezhdin considera insuficientes para invalidar las firmas.

Mientras, en el caso del presidente, Vladimir Putin, recordó que los funcionarios de la comisión encontraron sólo 91 firmas no válidas, lo que permitió que postule a la reelección el próximo 17 de marzo.

Aunque Boris Nadezhdin no pierde la esperanza, debido a que aseguró que acudiría ante el Tribunal Supremo de Rusia, sin embargo la CEC le advirtió que nunca ha perdido un caso.

Boris Nadezhdin insiste en que las firmas que recabó son reales e incluso los grafólogos no han encontrado que estas sean falsas y denunció que el sistema está hecho de forma que sean registrados sólo los “candidatos admisibles” para el Kremlin.

La exclusión de la carrera electoral del candidato por la paz, el opositor Boris Nadezhdin, dejó sin rival al presidente ruso, Vladimir Putin, que tiene ahora el camino expedito para su reelección en marzo, con la guerra en Ucrania como principal eslogan.

“No me rechazáis a mí, sino a las decenas de millones de personas que ansían cambios”, aseguró Nadezhdin en su canal de Telegram, dirigiéndose a la Comisión Electoral Central (CEC).

La oposición al Kremlin acusa a Putin de poner trabas para el registro de Nadezhdin por temor a que aglutine a todos los descontentos no solo con la guerra, sino con la deriva autoritaria del Kremlin.

A diferencia de 2018, cuando hasta ocho candidatos concurrieron a las presidenciales, en esta ocasión Putin se fajará con tres candidatos con escaso carisma presentados por partidos con representación parlamentaria que apoyan la campaña militar rusa.

Expertos esperan que en esta nueva ronda de elecciones presidenciales rusa 2024, próxima a celebrarse en marzo, Vladimir Putin supere las votaciones que obtuvo en 2018, lo que le dará el triunfo hasta 2030, sin embargo apuntan que el jefe del Kremlin podría perpetuar su poder hasta 2036.

[object Object]

Kremlin dice que la entrevista de Putin a Tucker Carlson dará qué hablar

El Kremlin afirmó que la entrevista realizada por el periodista ultraconservador estadounidense Tucker Carlson al presidente de Rusia, Vladimir Putin, dará qué hablar y será “leída y analizada durante más de un día”.

“Es evidente que esta entrevista es esperada y que será leída y analizada durante más de un día”, afirmó el portavoz de la Presidencia rusa, Dmitri Peskov, en su rueda de prensa telefónica diaria.

Carlson, el primer periodista occidental al que Putin le ha concedido una entrevista desde el inicio de la guerra de Ucrania hace dos años, anunció que esta se emitirá a las 23:00 horas (hora local) en su canal de X (Tucker Carlson Network).

“La propia persona de Carlson y su viaje a Rusia, la entrevista con Putin, ha sido un acontecimiento que ha tenido gran resonancia. Y no solo en Estados Unidos, sino también en nuestro país. Una resonancia que en algunos casos es, diría, desorbitada”

Dmitri Peskov, portavoz del Kremlin

El polémico periodista, amigo y seguidor del expresidente Donald Trump (2017-2021), quien aspira a ser el candidato presidencial republicano en las elecciones de noviembre próximo, instó a los estadounidenses a ver la entrevista para decidir como “ciudadanos” y no como “esclavos” qué piensan sobre Putin.

La entrevista con Putin llega en un momento en el que la aprobación de un millonario paquete de ayuda militar a Ucrania decidido por la Administración del presidente demócrata Joe Biden está en la cuerda floja en el Congreso estadounidense y la guerra en Ucrania está cerca de cumplir dos años (24 de febrero) sin visos de una paz cercana.

“Para nosotros es importante que la mayor cantidad de personas en el mundo conozca la visión y los puntos de vista del jefe del Estado ruso”

Dmitri Peskov, portavoz del Kremlin

Preguntado acerca de si el periodista estadounidense, cuyo viaje a Rusia ha suscitado reacciones negativas en su país, precisa de la protección de Rusia, el portavoz del Kremlin contestó: “No creo. Creo él puede defenderse por sí mismo”.

Infligir a Rusia “pérdidas sistemáticas”, una prioridad ucraniana en 2024, según Volodímir Zelenski

Infligirpérdidas sistemáticas” a las fuerzas rusas que atacan a lo largo del frente para seguir ganando terreno en Ucrania es una de las grandes prioridades ucranianas para este año, según explicó en su discurso a la nación de anoche el presidente ucraniano, Volodímir Zelenski.

El jefe del Estado ucraniano insistió también en la urgencia de reforzar las defensas aéreas para proteger pueblos, ciudades e infraestructuras de los ataques con drones y misiles de Rusia como el que el miércoles mató a cuatro personas en Kiev y provocó otra víctima mortal en el óblast sureño de Mikoláyiv.

“Nuestra tarea este año no es simplemente reforzar al máximo nuestro escudo aéreo y las capacidades de largo alcance de Ucrania, sino también infligir a Rusia el máximo posible de pérdidas sistemáticas”

Volodímir Zelenski

El líder ucraniano considera la congelación de los activos rusos en Occidente para apoyar a Ucrania, en la que trabaja el Grupo de los Siete países más desarrollados (G7), parte de la estrategia de agotar los recursos de Rusia.

Sin posibilidades por el momento de avanzar en el frente, donde Rusia recuperó la iniciativa tras agotarse sin resultados la contraofensiva ucraniana el pasado otoño, Ucrania trata de resistir las embestidas rusas en una situación de desventaja numérica en munición para artillería que podría acuciarse si Estados Unidos no envía más ayuda.

En estas circunstancias, Kiev tiene que limitarse a mantener sus posiciones y confiar en que el gran número de bajas que está sufriendo Rusia en sus ataques acaben haciendo mella en el enemigo, que está consiguiendo avances modestos pero constantes en el frente del este.

Según el balance del Estado Mayor ucraniano, Rusia perdió ayer en el los distintos teatros de operaciones más de 900 hombres, 11 tanques y 24 sistemas de artillería, en una nueva jornada de cuantiosas pérdidas. Ucrania destruyó anoche 11 de los 17 drones iraníes kamikaze Shahed disparados por Rusia contra su territorio.

Zelenski delineó las prioridades ucranianas para 2024 tras recibir el mismo miércoles en Kiev al alto representante de la Unión Europea (UE) para Asuntos Exteriores, Josep Borrell, que prometió acelerar el suministro de munición a Ucrania.

Según explicó el propio Borrell, Zelenski le pidió ayuda para recibir de los Veintisiete munición adicional, drones y sistemas de defensa aérea.

El presidente ucraniano también subrayó la necesidad de que se cree un mecanismo especial en la UE para garantizar la ayuda militar a Ucrania a un plazo más largo.

[object Object]

Ucrania reclama más munición en vísperas del segundo aniversario de la invasión de Rusia

Ucrania se acerca al segundo aniversario de la invasión a gran escala que Rusia inicio el 24 de febrero de 2022 con la necesidad acuciante de recibir más munición y sistemas de defensa aérea, al tiempo que trata de desarrollar un ejército de drones para tratar de compensar sus carencias de armamento.

Más munición y sistemas de defensa aérea fue precisamente la petición que más escuchó el alto representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores, Josep Borrell, en su visita el martes y miércoles de esta semana a Ucrania.

Lo oyó de boca del presidente Volodímir Zelenski, pasando por el primer ministro, Denís Shmigal; el ministro de Exteriores, Dimitró Kuleba, y el de Defensa, Rustem Umérov, y los jefes de los grupos políticos de la Rada Suprema, con quienes se reunió antes de pronunciar un discurso en ese Parlamento unicameral.

Ucrania necesita municiones con urgencia para tratar de mover la estancada línea del frente y, aunque agradece la multimillonaria ayuda financiera, militar y humanitaria facilitada por la UE, echa en falta el millón de municiones que esperaba haber recibido en total en marzo. Le han entregado hasta ahora el 52 % y las previsiones son que a final de año se llegue a un millón 155 mil municiones.

Y no solo eso, insistió Borrell durante sus comparecencias públicas en Kiev, sino que la UE ha ayudado a Ucrania con 88 mil millones de euros (94 mil 854 millones de dólares al cambio de hoy), de los cuales 28 mil millones han ido destinados a armamento. Ahora ha comprometido otros 50 mil millones para cuatro años de ayuda macrofinanciera y está trabajando para aumentar el apoyo militar en 2024 con otros 5 mil millones más.

Ha formado a 40 mil militares ucranianos y tiene planificado formar otros 20 mil más de aquí al próximo verano.

“No solo tenemos que apoyar a Ucrania el tiempo que haga falta, sino en lo todo lo que sea necesario”, repitió como un mantra a lo largo de esta semana el jefe de la diplomacia europea. Unas palabras que recuerdan a la famosa frase con la que el italiano Mario Draghi salvó al euro de la crisis que azotaba la moneda única en el verano de 2012 cuando era presidente del Banco Central Europeo.

Ello quiere decir, explicó Borrell, que no es solo una cuestión del tiempo, sino de la “calidad y cantidad de nuestros suministros”, en un momento en el que Ucrania necesita urgentemente munición.

[object Object]