La guerra entre Rusia y Ucrania llega a su día 629 desde su comienzo el pasado 24 de febrero de 2022, cuando el presidente ruso Vladimir Putin ordenó una “operación militar especial” para liberar a la población prorrusa de la región ucraniana de Donbás.

Hoy martes 14 de noviembre 2023, secretario de Defensa de Estados Unidos expresa preocupación por el acercamiento de Pionyang a Moscú y Pekín.

Desde, el lunes 13 de noviembre, el ejército ucraniano intenta progresar en la región sureña de Jersón para forzar la retirada rusa de la margen izquierda del río Dniéper, mientras resiste el pulso ruso en el frente este, donde las tropas rivales llevan semanas atacando sin pausa.

Según el ejército ucraniano ha logrado crear varias cabezas de playa en la parte izquierda del Dniéper, lo que incluiría el despliegue de tropas y blindados y la toma de alguna pequeña localidad.

Según informó el estadounidense Instituto para el Estudio de la Guerra (ISW), que cita imágenes geolocalizadas y blogueros militares rusos, efectivos ucranianos se han adentrado unos tres o cuatro kilómetros en la margen izquierda del Dniéper.

El ISW considera que los combates defensivos y ofensivos que el Ejército ruso libra en otros sectores podrían limitar su capacidad de desplazar refuerzos al sur de la región de Jersón, la antesala de la anexionada península de Crimea.

El presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski, agradeció la víspera a “todos los que luchan en la orilla izquierda de la región de Jersón por el bien de Ucrania” en un mensaje a la nación con motivo del aniversario de la liberación de la ciudad de Jersón.

Mientras, el parte militar ruso de este lunes no hizo referencia alguna a la noticia desmentida y se limitó a decir que en el frente de Jersón el enemigo había perdido en un día “hasta 60 militares”.

Simultáneamente, las fuerzas rusas continuaron las operaciones ofensivas en el este, sobre todo, en dirección a las localidad de Kúpiansk y Kreminna, cerca de Bajmut, así como en la región sureña de Zaporiyia, según el ISW.

Presidencia ucraniana confirma que el Ejército de Kiev ha cruzado el Dniéper

El Ejército ucraniano ha conseguido establecer una presencia consolidada en la orilla oriental del río Dniéper de la provincia sureña de Jersón, controlada por completo hasta hace pocas semanas por Rusia.

Así lo confirmó el jefe de la oficina presidencial ucraniana, Andrí Yermak, en un discurso pronunciado el lunes en el Instituto Hudson de Washington y reproducido hoy por la página web de la presidencia de Ucrania.

”Contra todos los pronósticos, Ucrania ha establecido un puesto de avanzada en la orilla izquierda (oriental) del Dniéper”, dijo Yermak, en la primera confirmación explícita a alto nivel de la presencia militar de las Fuerzas Armadas de Ucrania allí.

”Paso a paso, vamos desmilitarizando Crimea”, agregó el jefe de la oficina presidencial, por la cercanía la margen este del Dniéper en Jersón y la entrada a la península de Crimea, ocupada por Rusia desde 2014.

Yermak -que está considerado la mano derecha del presidente ucraniano, Volodímir Zelenski- afirmó también que la contraofensiva de Ucrania está en pleno desarrollo y que “Zelenski tiene un plan claro” para conseguir una victoria sobre Rusia que permita liberar todo el territorio de Ucrania.

Blogueros militares rusos y observadores independientes del conflicto como el Instituto para el Estudio de la Guerra de Estados Unidos llevan semanas escribiendo sobre la presencia del Ejército ucraniano en la orilla oriental del Dniéper, donde Kiev habría trasladado blindados y estaría intentando ensanchar esa cabeza de playa.

Varios portavoces de Kiev, incluido el presidente, habían confirmado de manera indirecta la presencia ucraniana en la margen este del Dniéper en Jersón, a la que Rusia se replegó hace un año ante el empuje de la primera contraofensiva ucraniana.

Ucrania confía en que haber franqueado la barrera natural que le suponía el río le permitirá reactivar su contraofensiva, que hasta ahora se había centrado en romper las defensas rusas en Bajmut (este) y Zaporiyia (sureste) y no ha conseguido avances significativos.

[object Object]

Drones ucranianos atacan una planta de misiles y una fábrica de explosivos en Rusia

Drones ucranianos atacaron esta madrugada una planta de misiles hipersónicos Kinzhal en la región de Moscú y una fábrica de explosivos en la región de Briansk, limítrofe con Ucrania.

Según informó el canal de Telegram Astra, uno de los ataques tenía como objetivo las instalaciones de la planta Mashinostroenia, situada en la histórica localidad de Kolomna, y que también fabrica misiles de Iskander.

El pasado 11 de noviembre un dron enemigo causó daños en las fachadas de los edificios de la planta, que está a poco más de 100 kilómetros de Moscú.

Según el medio independiente ruso The Insider, Rusia sigue recibiendo componentes desde Europa para producir sus misiles Kinzhal, pues su fabricante, pese a pertenecer a la sancionada corporación estatal Rostec, no está incluida en la lista negra de la Unión Europea, que prohíbe la exportación a Rusia de bienes y tecnología de doble uso.

Además, según el canal Baza, un dron de ala fija también alcanzó el recinto de la fábrica de sustancias químicas para explosivos “50 años de la URSS” que se encuentra a unos 30 kilómetros de Briansk, capital de la región homónima.

El Ministerio de Defensa ruso informó el martes de que sus baterías antiaéreas derribaron cuatro drones sobre las regiones de Moscú, Briansk, Orlov y Tambov.

[object Object]

Secretario de Defensa de Estados Unidos expresa preocupación por el acercamiento de Pionyang a Moscú y Pekín

El secretario de Defensa estadounidense, Lloyd Austin, subrayó hoy la preocupación de Washington por el creciente acercamiento de Corea del Norte con China y Rusia que, según aseguró, le permite evadir cada vez más sanciones.

”Estamos muy preocupados por el hecho de que la República Popular China y Rusia estén ayudando a la República Popular Democrática de Corea (nombre oficial de Corea del Norte) a potenciar sus capacidades permitiéndole evadir las sanciones del Consejo de Seguridad de la ONU”

Austin Lloyd en su discurso durante el encuentro celebrado en Seúl con los ministros de Defensa del Comando de la ONU

Austin recordó que Corea del Norte está facilitando “ayuda letal” a Rusia, tal y como asegura la Administración Biden, que al igual que Seúl, dice tener pruebas claras de que Pionyang ha suministrado millones de rondas de artillería para que Moscú las use en la guerra en Ucrania.

El secretario de Defensa aseguró al mismo tiempo que Moscú está dando un creciente apoyo al régimen norcoreano “en un amplio abanico de actividades ilegales” que le permiten engordar sus arcas y obtener fondos para sus programas de armas de destrucción masiva.

”También nos preocupa el reciente aumento de la cooperación militar entre Rusia y la RPDC”, añadió Austin, que en el actual contexto regional alabó el rol del Comando de la ONU a la hora de garantizar la paz en la península durante las últimas siete décadas e instó a reforzar la cooperación entre los países miembros.

”Hoy nos hemos reunido para reforzar la seguridad durante los próximos 70 años y nuestro compromiso compartido con la defensa de la República de Corea”, afirmó Austin durante el acto.

El Comando de la ONU, encabezado por Estados Unidos e integrado por 17 países, se formó para hacer frente a la invasión de territorio surcoreano por parte del Norte que dio inicio en 1950 a la Guerra de Corea.

Por su parte, el Ministro de Defensa Nacional surcoreano, Shin Won-sik, empleó un tono duro tanto con Pionyang como con Moscú y Pekín, que apoyaron a las tropas norcoreanas en esa guerra.

”Si los países que ayudaron a Corea del Norte durante la Guerra de Corea deciden apoyarla nuevamente, enfrentarán consecuencias similares a las que encara Corea del Norte.

Esta reunión servirá como poderosa advertencia a los países o grupos que intentan rechazar el orden internacional basado en reglas y buscan cambiar el status quo a través de la fuerza”

Shin Won-sik, Ministro de Defensa Nacional surcoreano

Corea del Norte criticó esta semana el rol del Comando de la ONU y negó su legitimidad, argumentando que las resoluciones de la ONU que establecieron esta fuerza multinacional se aprobaron sin la venia de Rusia, uno de los miembros permanentes del Consejo de Seguridad, ya que Moscú había declarado en ese momento un boicot contra Naciones Unidas por otorgarle a Taiwán la representación china.

Lloyd J. Austin