Internacional

Muere Georg Ratzinger, hermano mayor del papa Benedicto XVI

Georg y Joseph RatzingerJohn Macdougall / AFP

El hermano mayor de Benedicto XVI se encontraba desde hace algunos años completamente ciego y postrado en una cama

Georg Ratzinger, hermano mayor del papa emérito Benedicto XVI murió a la edad de 96 años en Ratisbona, Baviera en Alemania; Benedicto XVI habría viajado hace unas semanas para despedirse de su hermano quien era sacerdote y sobre quien pesa la sospecha de haber permitido abusos a menores de edad.

De acuerdo a fuentes del Vaticano, la visita del pasado 18 de junio de Joseph Ratzinger a su hermano Georg sorprendió a todos pues, supuestamente la salud el papa emérito de 93 años también es delicada.

Esta visita a su hermano Georg Ratzinger -quien desde hace algunos años se encontraba en cama y completamente ciego-, duró unos cuatro días, es decir, fue el primer viaje al extranjero desde su renuncia como papa de la iglesia católica en 2013. 

Tanto Benedicto como su hermano eran muy cercanos; con tres años de edad de diferencia se ordenaron como sacerdotes el mismo día, el 29 de junio de 1951 en Freising.

Cuando Joseph se convirtió en papa, Georg iba a visitar con frecuencia a Roma aún cuando Benedicto XVI renunció como papa. Se dice que la verdadera pasión del hermano del papa era la música pues se graduó como músico eclesial y compositor. En 1964 se convirtió en el director del coro de voces blancas de Regensburger Dompatzen (Pajarillos de la Catedral de Ratisbona).

Sin embargo, la vida de Georg Ratzinger se vio manchada luego del escándalo surgido en la Catedral de Ratisbona donde hubo una investigación por 500 niños y adolescentes del coro que sufrieron abusos físicos y sexuales por otros maestros y sacerdotes mientras él era director.

Pese al escándalo, Ratzinger aseguró que él jamás conoció alguno de estos casos e incluso en 2010 tachó todo el caso como “locura”. Poco después reconoció que el propinaba bofetadas a los niños aunque, de acuerdo con Georg era un castigo común durante la década de los 60.

Benedicto XVI y Georg RatzingerOsservatore Romano / Reuters

Finalmente, pese a que había escuchado sobre los “castigos corporales” hacia los estudiantes él jamás actuó por lo que terminó pidiendo perdón a las víctimas.

Durante la estancia de Benedicto XVI en Baviera, aprovechó para visitar la tumba de sus padres y de su difunta hermana en el cementerio de Ziegetsdorf, a tres kilómetros de Ratisbona. Aprovechó también para saludar a sus antiguos vecinos y visitó su antigua casa en Pentling.

Cuando el papa emérito terminó la visita a su hermano Georg, un avión de la Fuerza Aérea Italiana regresó a Joseph Ratzinger y sus acompañantes de vuelta a Roma.

El papa emérito Benedicto XVI en el cementerio ZiegetsdorfArmin Weigel / AP