Internacional

Familia muere por intoxicación con fideos

FideosPixabay

La familia dejó un año los fideos en el congelador

Nueve miembros de una familia murieron por intoxicación luego de ingerir un plato de fideos llamado Suantangzi que habrían mantenido en el congelador por mas de un año.

Los fideos contenían harina de maíz fermentada que envenenó a la familia de 9 personas con una toxina llamada Bukholderia gladioli patovar cocovenenans, mejor conocida como ácido bongkrek -también producida en el coco fermentado-.

De acuerdo al Daily Star, la familia originaria de la ciudad de Jixi, en la provincia nororiental de Heilongjiang, China tuvo que ser trasladada al hospital de la región horas después de comer la sopa de fideos tras presentar malestares entre los que se encuentran:

  • Dolor de estómago

  • Sudoración

  • Debilidad general

  • Un eventual estado de coma

El reporte de la Comisión de Salud de China indicó que la muerte de la familia ocurrió el pasado 11 de octubre, es decir seis días después de haber ingerido la sopa de fideos en mal estado aunque, hay reportes que la intoxicación por ácido bongkrek puede ocurrir 24 horas después.

Sin embargo, una mujer miembro de la familia intoxicada por fideos de nombre Li de 47 años, parecía haber respondido bien al tratamiento otorgado por centro hospitalario pero terminó muriendo una semana después de sus familiares.

En el informe de la Comisión sobre los reportes toxicológicos que se les realizó a los miembros de la familia, se encontraron una alta concentración de ácido bongkrek, una toxina respiratoria producida por una bacteria encontrada tanto en los fideos como en el líquido gástrico de los enfermos.

Según indica el profesor de la Universidad Agrónoma de China, Fan Zhinhong, el ácido bongkrek es altamente tóxico y muy difícil de eliminar aún cocinando -tal y como ocurrió con los fideos-, ya que es resistente a las altas temperaturas.

Una vez ingerido el ácido bongkrek, puede provocar daños en diversos órganos como hígado, riñones, corazón y cerebro; además, una vez que se ingiere y al no haber un tratamiento específico contra el envenenamiento por esta toxina, la tasa de mortalidad es del 40 al 100%.