Internacional

Indigna caída de embarazada durante protesta en Hong Kong

Mujer en Hong KongTomada de video

Este 31 de agosto se cumplió un año del brutal ataque policial en una estación del metro de la ciudad china

Un video que se volvió viral en redes sociales causó indignación al mostrar el momento en que una mujer embarazada sufre una caída durante una protesta en Hong Kong.

La caída de la embarazada fue captada este 31 de agosto en calles de la ciudad china, justo cuando se conmemora el primer aniversario los hechos de brutalidad policiaca de 2019 en una estación del metro.

En las imágenes se ve a la mujer tirada en el suelo y con las manos al vientre, mientras varios oficiales de policía la rodean. Si bien algunos la auxilian y le ofrecen agua, otros más se dedican a impedir que la prensa le tome fotografías y amenazan a los reporteros con rociarlos con gas lacrimógeno.

De hecho, el propio esposo de la mujer fue atacado con este gas cuando intentó ayudarla, según varios reportes.

#HongKong During today's #831PrinceEdwardAttack 1 year anniversary, a pregnant woman fell on the ground and cried in pain when #HongKongPolice advanced abruptly in Mong Kok.

Her husband rushed up to her and he was pepper sprayed by riot police.pic.twitter.com/9fEecWdpcP

— W. B. Yeats (@WBYeats1865) August 31, 2020

Se cumple un año de ataque policial en Hong Kong

Miles de personas se manifestaron este lunes en calles de Hong Kong en conmemoración del primer aniversario del ‘ataque de la estación Prince Edward’; ubicada en una importante zona de negocios y centros comerciales de la ciudad.

En aquella ocasión, según puede constarse en diversos videos que salieron a la luz, la policía ingresó en la estación del metro y reprimió a la gente de manera completamente discrecional luego de una manifestación para exigir al gobierno de Pekín más autonomía para la región.

Si bien varios colectivos de derechos humanos denunciaron la desaparición forzada de protestantes y que la policía mató a golpes a un número de personas imposible de determinar, las autoridades han rechazado estas acusaciones y defendieron el uso de la fuerza al destacar que los protestantes estaban causando daños en las instalaciones.