Internacional

La Agencia Europea de Medicamentos ha destacado que las personas que murieron, eran de edades avanzadas y tenían problemas de salud.

México. - Tras el arranque de los programas de vacunación contra el coronavirus Covid-19, que se han dado en diferentes países de Europa, se han dado a conocer diferentes casos de personas que luego de recibir la primera dosis del medicamento murieron, sin embargo de momento, ninguna de las pocas muertes registradas, se atribuye al biológico.

Apenas la semana pasa, las autoridades de Noruega informaron sobre las muertes de 33 personas mayores, quienes ya habían sido vacunados con el medicamento de Pfizer, no obstante la Agencia Europea de Medicamentos, niega que las muertes, hayan ocurrido por la vacuna.

De acuerdo con lo indicado por el organismo, al menos 13 de las personas muertas, no sólo eran "muy mayores" sino que agregó, también eran "frágiles" debido a que padecían "graves enfermedades".

La autoridad sanitaria refiere como hipótesis, que los efectos secundarios de la vacuna como fiebre o náuseas, que no son graves para un paciente sano, pudieron contribuir a que las personas cuya salud no era la más óptima, perdieran la vida.

Desde el pasado 18 de enero, la agencia destacó que no se había atribuido, por el momento, ninguna muerte de una persona mayor de edad, a la vacuna que fue desarrollada por Pfizer en conjunto con BioNTech, además de que recordó que las autoridades, investigan siempre que se detecta una "muerte o evento grave".

En un sentido similar a lo ocurrido en Noruega, el 22 de enero la Agencia Europea de Medicamentos señaló la muerte de 9 "personas mayores" en Francia, todas ellas con enfermedades crónicas o un fuerte tratamiento,

Muertes registradas no se consideran anormales, destaca agencia

Como en el caso previo, el organismo destacó que no había ninguna evidencia o elemento que permitiera llegar a ala conclusión de que las muertes señaladas, estén relacionadas con la vacunación.

Otros ejemplos son la muerte de 13 personas mayores en Suecia, así como de otras 7 en Islandia, sobre las cuales las autoridades sanitarias de ambos países, destacaron que tampoco existe una relación causal.

Debido a los diferentes casos que se han registrado, así como por el número y el perfil de las personas, no se consideran anormales las muertes a la vista de las estadísticas, entre la población vacunada.

"No es inesperado que algunas de estas personas puedan enfermar de forma natural por su edad o sus patologías poco después de ser vacunadas, sin que la vacuna desempeñe ningún papel"