Geek

'Dragon Ball Super' mostraría a un saiyajin como nuevo Dios de la Destrucción

Goku y VegetaToei Animation

De acuerdo con un análisis hecho por fans y especialistas, 'Dragon Ball Super' podría mostrar a Goku o Vegeta como un nuevo Dios de la Destrucción.

'Dragon Ball Super' logró expandir la ya nutrida mitología de la obra de Akira Toriyama al introducir a Bills, el Dios de la Destrucción, cuya presencia ha tenido repercusión en la vida de Goku y Vegeta, es por ello que se ha elaborado una nueva teoría que sugiere que uno de estos saiyajin lo reemplazaría en el futuro.

Todo este análisis, hecho por Screenrant, parte de una frase de Whis, el Ángel y maestro de Bills, quien acepta entrenar a los guerreros sólo si uno de ellos se convierte en el nuevo Dios de la Destrucción; cosa que podría retomarse en el futuro del anime y manga.

Dragon Ball SuperToei Animation

Junto a esto, se menciona que el nivel de pelea de ambos es cercano o igual al de los dioses, gracias a su transformación en Súper Saiyajin Dios y Súper Saiyajin Blue, así como el manejo del Ultra Instinto por parte de Goku al final del Torneo de Poder.

Aún más, se cita el caso de Toppo, el líder de las Tropas del Orgullo, quien es más fuerte que el Dios Belmod del Universo 11; la misma deidad lo señala como su futuro reemplazo, por lo que hay un precedente acerca de mortales convirtiéndose en dioses.

Goku podría ser el Dios de la Destrucción del Universo 7

Con todo lo anterior, no es difícil pensar que Whis está entrenando al reemplazo de Bills, sea Goku o Vegeta; el mismo ángel reconoció que ambos tienen un gran potencial e incluso los ha instado a volverse más fuertes.

De los dos, el que tendría más posibilidades sería Kakarotto, no sólo por tener un poder superior al de Vegeta; también por su misma personalidad e historia, comparada con la de su amigo y rival. Goku no tendría problemas en irse con Whis, pues en realidad nunca ha estado atado a la Tierra.

Goku y WhisToei Animation

En varias ocasiones lo hemos visto dejar a su familia y amigos por perseguir sus propios ideales, que es volverse más fuerte y enfrentar enemigos poderosos; contrario al Príncipe de los Saiyajin, que no dejaría de lado a su familia por ningún motivo.

Aún así hay un problema, Goku ya rechazó ser un Dios en una ocasión, esto al final de la historia original de 'Dragon Ball', prefiriendo casarse y vivir con Milk, pues considera que el trabajo divino es muy aburrido; además de que no gusta de destruir las cosas, sólo quiere pelear y divertirse.

Con información de Screenrant.