Estilo de vida

Así se siente el Síndrome del Reposo Prolongado a causa del confinamiento

CamaPixabay

El síndrome de inmovilización se da a consecuencia de la inactividad prolongada y permanencia en cama

El Síndrome del Reposo Prolongado es el descenso de la capacidad para desempeñar actividades de la vida diaria por deterioro de las funciones motoras. Se caracteriza por la reducción de actividad física que provoca debilidad muscular generalizada y, en casos graves, pérdida de automatismos y reflejos posturales.

Esto es lo que podrías estar sintiendo, explica el Instituto Mexicano de Seguro Social (IMSS), debido a las condiciones en las que nos coloca estar en cuarentena por la pandemia de coronavirus. Pero estar cansado y débil no significa que te hayas contagiado, es por eso que aquí te dejamos los síntomas de este padecimiento.

¿No has hecho ejercicio en casa? Podrías sufrir Síndrome del Reposo Prolongado

Para el fisioterapeuta Cristina Toral Espinosa, del Hospital Juárez de México, la permanencia constante en cama disminuye la masa muscular entre 1.5 y 2 por ciento diariamente. No obstante, si después de 2 o 3 semanas de reposo el cuerpo no se mueve, se genera atrofia muscular.

"Aparición de neumonías, desde trombosis venosa profunda, lesiones cutáneas, afectaciones en nuestro sistema respiratorio y, comprobado, en nuestro sistema cardiovascular"Cristina Toral Espinosa, fisioterapeuta. 

Pero eso no es todo, la inmovilidad se acompaña de cambios metabólicos importantes como la pérdida progresiva de nitrógeno ureico de 2 a 12 gramos al día, pérdida de calcio de hasta 4 gramos al día y balance negativo de sodio, potasio y fósforo. 

Asimismo, luego de 8 semanas de inmovilidad se desarrolla intolerancia a carbohidratos y el riesgo de trombosis venosa profunda, hipotensión ortostática, úlceras de presión por pérdida de agua, glucosaminoglicanos y aumento en la degradación, síntesis de colágeno periarticular y anquilosis articular es mayor.

Para evitarlo se recomiendan 30 minutos diarios de ejercicios de rehabilitación que no impliquen la aceleración excesiva del ritmo cardiaco como mover los brazos, subir y bajarlos, abrirlos hacia los costados, cerrar hacia el percho, así como círculos de hombros y muñecas.