27 de enero de 2022 | 15:12
Estilo de vida

¿Sabías que este 2021 se celebra el bicentenario de los Chiles en Nogada? Te contamos su historia

Los chiles en nogada tienen origen en el año 1821, como el novedoso platillo ofrecido a Agustín de Iturbide.
Chiles en Nogada
Compartir en

Los chiles en nogada, el platillo de excelencia de origen mexicano, ha ganado gran popularidad a nivel nacional e internacional.

Sin embargo, pocos conocen las teorías sobre el origen e historia de este exquisito manjar tricolor.

De acuerdo con las versiones, los chiles en nogada se crearon en el año 1821, como parte del menú ofrecido a Agustín de Iturbide tras el triunfo de la Independencia de México.

Por tanto, este 2021 se celebrará el bicentenario de tan delicioso platillo: los chiles en nogada.

Chiles en Nogada: El platillo hecho para Agustín de Iturbide en un convento de Puebla

Existen diferentes versiones acerca del origen de los chiles en nogada. No obstante, hay una que se ha declarado como la ‘oficial’.

Se sabe que los chiles en nogada fueron creados, por primera vez, en el año 1821, como parte del banquete ofrecido a Agustín de Iturbide en el Convento de Santa Mónica, en Puebla.

Las monjas agustinas, congregación de dicho convento, quisieron preparar un platillo digno del General.

La visita de Agustín de Iturbide tenía motivos en celebrar el día de su santo, 28 de agosto, tras la firma del acta de Independencia de México.

Algunos cuentan que fueron las madres agustinas quienes tuvieron la idea de elaborar un nuevo platillo que recordara los colores de la bandera del Ejército Trigarante.

Por ello, habrían elegido alimentos de colores verde, blanco y rojo.

Siendo agosto el mes en el que se cosechan nueces de Castilla y granadas en Puebla, se les ocurrió añadir también estos ingredientes.

Las monjas tomaron entonces unos chiles poblanos; los asaron, pelaron y limpiaron muy bien.

Luego, los rellenaron con un picadillo de carne de cerdo; jitomate, cebolla, ajo, frutas de temporada, nueces, almendras, piñones y especias.

Para la nogada, crearon una mezcla muy original a base de nueces de Castilla frescas.

El primer paso fue pelarlas para dejarlas limpias y listas. Posteriormente, molieron las nueces en el metate con queso fresco y un poco de azúcar.

Después, la mezclaron con leche y añadieron un poco de vino jerez; con la consistencia perfecta para cubrir los chiles.

Capearon con huevo batido y, finalmente, los bañaron con la salsa blanca decorada con granos de granada y hojas de perejil.

Otra teoría sobre el origen de los Chiles en Nogada

El escritor Artemio del Valle Arizpe asegura que el origen de los chiles en nogada, es muy distinto al que se ha contado por generaciones.

Según su teoría, este platillo fue creado en un regimiento de Puebla a la llegada de tres soldados que pelearon por la Independencia.

“Se encontraban tres soldados que tenían novias en Puebla. Ellas quisieron recibirlos con un platillo especial que debía tener los colores de su uniforme, los de la bandera trigarante.”

Artemio del Valle Arizpe

Ante tal requerimiento, cada mujer habría buscado un ingrediente que llevara uno de los colores de la bandera: verde, blanco o rojo.

“No quisieron recurrir a ningún recetario, querían inventarlo ellas mismas para sus enamorados”, señala el escritor.

Las mujeres rezaron a la Virgen del Rosario y a San Pascual Bailón “para que las iluminara” en su nuevo guiso.

Horas más tarde, la receta dio como resultado a los famosos chiles en nogada.

Sea cual sea el verdadero origen de los chiles en nogada, lo cierto es que se ha convertido en uno de los platillos predilectos de la cocina mexicana.

Y es que, su sabor dulce, picante y salado a la vez, es capaz de conquistar hasta al paladar más exigente.