Estilo de vida

Ratas invaden las calles en cuarentena por Covid-19

Las ratas tienen hambreMert Guller / Unsplash

Las ratas tienen hambre y buscan comida en lugares que antes no visitaban de día.

Las ratas han cambiado sus escondites en la oscuridad por la luz en las calles ahora vacías a causa de la cuarentena en la que se encuentra la población por la pandemia de Covid-19

Según explican diversos especialistas, usualmente las ratas se alimentan de los restos de comidas que ciudadanos y turistas dejan en los botes de basura de las calles, o de los desechos de los restaurantes, bares y tiendas. 

Ahora la mayoría de estos establecimientos están cerrados y no hay gente caminando por las ciudades así que los roedores buscan nuevos lugares para comer

En un reportaje de la BBC, el rodentólogo Robert Corrigan explica que la aparición masiva de roedores que invaden las calles de lugares turísticos como el Barrio Francés en Nueva Orleans, no es una sorpresa ya que las ratas dependen de los turistas y ahora se han quedado sin ellos. 

"Cuando tienes una colonia de ratas que ha estado dependiendo de turistas que esparcen desperdicios y de restaurantes que tiran mucha basura, y eso desaparece, los roedores no saben qué hacer"Robert Corrigan

Corrigan, que tiene una oficina en Bajo Manhattahn, Nueva York, relata que en las últimas semanas ha recibido comentarios de amigos que le informan haber visto ratas en lugares y horarios donde antes no se aparecían;  no obstante, sostiene que en algunos sitios no se han reportado cambios debido a que los animales aún tienen la basura doméstica. 

Ratas podrían invadir edificios y casas

El hecho de que las ratas ahora caminen por las calles no es el mayor problema, pues la plaga seguramente desaparecerá cuando la gente vuelva, sin embargo, al no tener alimentos, comenzarán a buscar otra forma de sobrevivir, es decir otra forma de alimentarse. 

En Reino Unido, la Asociación Nacional de Técnicos de Plagas advirtió que el cierre de establecimientos comerciales que sirven alimentos podría tener consecuencias "no deseadas", pues las plagas podrían multiplicarse en nuevos edificios o barrios.

Pese a que el panorama podría no parecer muy alentador, Corrigan afirma que esta podría ser una gran oportunidad para introducir nuevos sistema de control de plagas en las grandes ciudades.